Buenos Aires, 20/09/2017, edición Nº 1771

El instructivo del PRO para “convencer” en los barrios

El ministro Francisco Cabrera envió a los “Fuera de Nivel” del Gobierno porteño una misiva que contiene un detallado para que sus destinatarios, primero lo estudien, y luego salgan a repetirlo por los barrios, principalmente del sur de la Ciudad. Los detalles fueron publicados hoy por el diario Página 12 y ratificados por fuentes a las que parabuenosaires.com tuvo acceso.   Mauricio Macri armó su propio ejército de funcionarios dentro...

El ministro Francisco Cabrera envió a los “Fuera de Nivel” del Gobierno porteño una misiva que contiene un detallado para que sus destinatarios, primero lo estudien, y luego salgan a repetirlo por los barrios, principalmente del sur de la Ciudad.

Los detalles fueron publicados hoy por el diario Página 12 y ratificados por fuentes a las que parabuenosaires.com tuvo acceso.

 

Mauricio Macri armó su propio ejército de funcionarios dentro de la estructura del gobierno porteño para enfrentar en la calle las políticas del gobierno nacional.

El personal jerárquico de la Ciudad recibió la orden de organizar a su tropa en cada una de las áreas de gobierno –con la instrucción de remitir la lista de todos los miembros de la llamada “planta de Gabinete”, como denominan a los cargos políticos– para salir a “timbrear” las casas y departamentos de toda la zona sur metropolitana y llevar contrapropuestas macristas a las decisiones adoptadas por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. El detallado instructivo al que accedió Páginal12muestra todo el bagaje argumentativo que los asesores macristas redactaron para que sus funcionarios intenten convencer a los porteños de la zona más postergada de la Ciudad, desde las motivaciones para rechazar la administración de los subterráneos hasta la conveniencia de oponerse a la recuperación estatal de YPF, exculpándose del problema de la basura y victimizándose sobre la situación del hospital neuropsiquiátrico Borda.

“Se solicita por este mismo medio que cada uno de los funcionarios envíe un listado con nombre, apellido y teléfono celular de c/u de las personas que van a realizar esta prioritaria tarea de gobierno”, dice el e-mail enviado el 15 de mayo por la “Jefa de despacho” del Ministerio de Desarrollo Económico porteño a los directores generales de todas las áreas de la administración de la Ciudad. La prioritaria tarea de gobierno era la “actividad de cercanía a los vecinos” que el macrismo diseñó para desarrollar a lo largo de tres días (16, 17 y 18 de mayo) y durante la jornada de trabajo para “timbrear” casa por casa –como durante la campaña electoral– y llevar la opinión del jefe de Gobierno porteño en contra de distintas medidas tomadas por el gobierno nacional.

Las jornadas organizadas por el macrismo estaban destinadas a todo el territorio porteño, aunque el Ministerio de Desarrollo Económico concentró a todos sus funcionarios en la Comuna 8 (Villa Soldati, Villa Lugano, Villa Riachuelo). Así lo había determinado el propio ministro Francisco Cabrera, en una reunión realizada en la sede de su cartera el 14 de mayo. La concentración fue en las puertas del ministerio (Avenida de Mayo 575), desde donde partieron los vehículos “destinados a tal fin” con los funcionarios porteños a bordo, el mismo día que comenzaba el paro de 36 horas en los subterráneos. En la esquina de Avenida Cruz y Lafuente los funcionarios se dispersaron en distintas direcciones con su libreto bajo el brazo.

El “instructivo” distribuido como “letra” abarcaba no sólo tres conflictos que afrontan la Ciudad y sus habitantes, sino también la postura macrista en contra de la recuperación estatal del 51 por ciento de las acciones de YPF en manos de la petrolera española Repsol. Su contenido no difiere de los discursos del propio Macri, armados por su asesor estrella Jaime Duran Barba, ni de lo que habitualmente reciben los legisladores porteños del PRO desde la secretaría general del gobierno porteño, que comanda Marcos Peña, para unificar el discurso macrista.

La idea es transmitir en frases cortas una identificación de los funcionarios porteños con los padecimientos de sus ciudadanos, donde el Gobierno de la Ciudad deslinda responsabilidades y se victimiza. “Lamentamos mucho lo que está pasando”, “el subte fue, es y será responsabilidad del gobierno nacional” y “este paro es el resultado del fracaso de la negociación de salarios entre los trabajadores, el gobierno nacional y la empresa concesionaria, y lamentablemente este problema nos afecta a todos”, son las tres primeras frases que, en ese orden de prioridades, baja el instructivo.

Después, la gama de argumentos se amplía: “Estamos convencidos de que Buenos Aires puede ser como el resto de las ciudades del mundo que lograron tener un subte de calidad, pero para eso es necesario inversión, financiamiento y obras” y “para que todos viajemos mejor, más rápido y más seguro, es necesario que el gobierno nacional haga las obras que prometió y aún están pendientes, lo cual muestra, una vez más, el fracaso de la política de transporte”.

“La salud pública gratuita y de calidad para todos es una prioridad de este gobierno. Desde el primer día estamos trabajando para que el servicio de salud de la Ciudad esté en las condiciones necesarias para brindar un buen servicio”, dice como un slogan el instructivo para “desmentir las acusaciones” sobre falta de gas en el Hospital Borda. “Todos los pacientes cuentan con agua caliente, calefacción y comida caliente”, insiste el instructivo, que a modo de justificación admite ciertas dificultades pero no da soluciones: “El lugar donde funcionaba el taller es insalubre y por eso hace dos años que no funciona. Nosotros estamos de acuerdo en que debe funcionar, pero en un lugar adecuado”.

Con el subtítulo “Se agudiza el conflicto con Nación”, el instructivo carga contra del aumento del 35 por ciento que deberá pagar la Ciudad por la disposición de sus residuos en los terrenos bonaerenses de la Ceamse. “Estamos implementando un plan integral para reducir la cantidad de basura que generamos” y “tenemos un firme compromiso con la causa verde porque es un tema que hace a la salud y a la calidad de vida de nuestros hijos y nietos”, son las respuestas que el instructivo sugiere a los funcionarios macristas. “Pero mientras tanto, el tema de la basura también forma parte de la estrategia del gobierno nacional de asfixiar y fundir la Ciudad”, plantea a modo de conclusión.

Encaja menos aún en el bagaje de las preocupaciones del gobierno porteño su posición sobre la “expropiación de YPF”. Allí se afirma que el proyecto fue votado por “el oficialismo, la UCR, el FAP y sectores del PJ disidente”, lo que deja al macrismo casi como único opositor a la medida del gobierno nacional. “Argentina está en condiciones de tener un sistema energético que se autoabastezca y tenga precios accesibles” y “creemos que Argentina tiene que tener el control sobre un recurso tan importante como es la energía”, avanza el instructivo a modo de justificación para luego afirmar que “esta medida que tomó el gobierno nacional no fue en ese sentido: con la expropiación de YPF no vamos a conseguir el autoabastecimiento y la energía a precios accesibles porque YPF sólo representa el 30 por ciento de gas y petróleo del país”.

La última de las jornadas diseñadas por el macrismo se aguó por la lluvia, aunque también fueron previsores: “Debido a la gran cantidad de funcionarios que salimos a realizar esta actividad, sería bueno aprovechar miércoles y jueves, ya que anuncian lluvias para el viernes”, sugirió uno de los directores a sus subordinados. El ejército de funcionarios macristas dentro de la estructura de Gobierno de la Ciudad cada día está más consustanciado con el proyecto político de su jefe, con la mirada puesta en 2015 y no tanto en resolver los problemas de la gestión.

Comentarios

Ingresa tu comentario