El Instituto Malbrán festejó sus 100 años de investigación

El Instituto Malbrán festejó sus 100 años de investigación

(CABA) El Instituto Malbrán cumplió 100 años y lo festejó a lo grande. Fue en la propia sede del centro de investigación microbiológica con prestigio internacional, que intervino en las principales epidemias del país y donde trabajaron los Nobel argentinos Bernardo Houssay y César Milstein.

“La influencia que ha tenido el instituto y sus centros en la historia de la salud pública argentina es trascendental. Todo lo que nos ha pasado, desde la fiebre amarilla hasta las grandes epidemias de dengue a comienzo del siglo XX, lo ha tenido como protagonista”, indicó Jorge Lemus, ministro de Salud de la Nación, durante el acto .

En la reconstrucción histórica que publica la actual Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (Anlis) Dr. Carlos Malbrán, la creación de un centro para estudiar las infecciones causadas por bacterias comenzó como un proyecto hace 115 años.

“En 1901 -se lee-, luego de un viaje a Europa donde estudió los nuevos tratamientos para la difteria, el doctor Carlos Malbrán, en ese entonces senador nacional y presidente del Departamento Nacional de Higiene, concibió el proyecto de crear un instituto de bacteriología, pensado no sólo para impulsar la cultura científica del país, sino para ser un centro de elaboración de sueros, vacunas y productos biológicos para el diagnóstico, el tratamiento y la profilaxis de las enfermedades infectocontagiosas.”

Pero se ubica “el verdadero nacimiento del instituto” en 1893, con la fundación de la Oficina Sanitaria Argentina, del Departamento Nacional de Higiene, a cargo de José Ramos Mejía. Malbrán dirigía la sección bacteriológica y, desde ahí, comenzó a gestionar terrenos del Banco Nacional en Barracas. En 1904, se colocó la piedra fundamental del instituto, inaugurado en julio de 1916.

Más de un nombre
Con los años, el Malbrán fue cambiando de nombres hasta el actual Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (INEI), en la avenida Vélez Sarsfield al 500, donde también funciona la Anlis desde hace 20 años.
En sus laboratorios se estudian los problemas que causan no sólo las bacterias, sino también los hongos, los parásitos y los virus. Los vectores de enfermedades, como insectos, arácnidos y ofidios, también pasan por sus microscopios. Es uno de los once laboratorios y centros que integran el Anlis y asesora en los procesos de toma de decisión de las políticas sanitarias.

“El Malbrán ha trabajado estos 100 años en los problemas de salud pública y sigue adelante”, agregó Lemus, que prometió “apoyo” para seguir siendo la “institución señera y actualizada que merece el país”.

Durante el acto, la directora del INEI rindió homenaje a Carlos Malbrán y recordó cómo las consecuencias de grandes epidemias, como la de fiebre amarilla o cólera, a comienzos del siglo, abrieron camino al diseño de políticas de higiene y atención en salud pública. “Esperamos ser capaces de transmitir a las nuevas generaciones el legado de quienes nos precedieron en estos 100 años de investigación, diagnóstico, producción y control al servicio de la salud pública”, concluyó Viviana Molina.

El INEI es el laboratorio nacional de referencia de las enfermedades infecciosas. Posee 228 profesionales. La vigilancia de esas infecciones se hace a través de 16 redes de centros distribuidas en el país. Según comentó Molina, el instituto incorporó un secuenciador de genoma para el estudio de las enfermedades transmitidas por alimentos, como el síndrome urémico hemolítico (SUH) o las diarreas, por un convenio con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos. NR

malbran