Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

El Hipódromo incumple la ley antitabaco en los tragamonedas

Habilitaron dos salones donde no pueden entrar inspectores y que están dedicados especialmente para el uso de fumadores. (CABA) A pesar de que la Ley Nacional Antitabaco está en plena vigencia, en el hipódromo de Palermo se sigue fumando. En una recorrida, se comprobó que existen dos pisos donde los fumadores pueden combinar el juego con el tabaco. El lugar cuenta con ventanas, aunque no es al totalmente al aire...

Habilitaron dos salones donde no pueden entrar inspectores y que están dedicados especialmente para el uso de fumadores.

casinos

(CABA) A pesar de que la Ley Nacional Antitabaco está en plena vigencia, en el hipódromo de Palermo se sigue fumando. En una recorrida, se comprobó que existen dos pisos donde los fumadores pueden combinar el juego con el tabaco. El lugar cuenta con ventanas, aunque no es al totalmente al aire libre.

“¿Hay algún lugar para fumar?”, pregunta un cliente. “Tiene que subir por esta escalera. A su izquierda encontrará otra escalera mecánica que lo llevará al sector fumadores”, contesta una empleada del Hipódromo, ubicado en avenida Del Libertador 4101. Los carteles indicadores lo anuncian como una “tribuna libre”. Pero, tanto el primero como el segundo piso, son techados y quienes están allí fuman sin ningún tipo de control.

En octubre de 2006, la Legislatura porteña aprobó la Ley 1.7994, que establece la prohibición de fumar en edificios públicos del Gobierno de la Ciudad y lugares privados (bares, restaurantes, shoppings y demás).

Desde ese momento, las autoridades del clásico salón de “maquinitas tragamonedas”, que funciona dentro de las instalaciones del hipódromo de Palermo, manejado por el empresario kirchnerista Cristóbal López, se habían negado a acatar la norma de la Ciudad por considerar que el predio está “emplazado sobre jurisdicción federal”. Tiempo más tarde, en junio de 2011, se sancionó la Ley Nacional Antitabaco que, entre otros ítems, prohíbe fumar en “lugares cerrados de acceso público”.

Una vez que empezó a regir la nueva ley, en el sitio de juegos del hipódromo palermitano las cosas parecían haber cambiado: se quitaron los espacios para fumadores y se advertía a los clientes sobre las nuevas reglas. Sin embargo, en la actualidad el Hipódromo de Palermo cuenta con dos pisos enteramente dedicados a los jugadores que quieran fumar.

“La ley nacional 26.687 no es un consejo y en este sentido no da lugar a la doble lectura. Prohíbe fumar en lugares cerrados de acceso al público entendiendo este último como ‘aquel espacio techado que tenga paredes, tabiques u otros materiales que cubran más del 50% de la distancia entre el piso y el techo o cielorraso y que abarque más del cincuenta por ciento del perímetro del ambiente’. Si el lugar tiene estas características entonces allí no se puede fumar y no hay ningún tipo de excusa para poder hacerlo”, explicó la diputada Paula Bertol (PRO).

Por otra parte, desde el área de fiscalización de la Agencia Gubernamental de Control contaron: “En lo que va del año, nunca han dejado ingresar a los inspectores al hipódromo de Palermo. Cuando llegan para hacer los controles no se les permite el ingreso. Inmediatamente se labran las actas correspondientes por la falta”.

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario