Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

El helado está cada vez más caro y se acerca a los 200 pesos el kilo

En las heladerías premium el kilo ya alcanza los 180 pesos y aún no han arrancado las vacaciones. (CABA) El helado está caliente. Para comprar un kilo en cualquiera de las cadenas premium del país ya es necesario gastar casi $180. Sí, $180. Si el gasto es más “módico”, se puede pagar $50 en promedio por un cuarto kilo. Con diferentes matices, en cada una de las heladerías artesanales los...

En las heladerías premium el kilo ya alcanza los 180 pesos y aún no han arrancado las vacaciones.

helado2

(CABA) El helado está caliente. Para comprar un kilo en cualquiera de las cadenas premium del país ya es necesario gastar casi $180. Sí, $180. Si el gasto es más “módico”, se puede pagar $50 en promedio por un cuarto kilo.

Con diferentes matices, en cada una de las heladerías artesanales los precios varían entre $150 y $180. Representa una suba de alrededor del 30% con respecto al verano pasado, cuando el kilo costaba “sólo” $120. Es más, en los últimos cuatro años, el helado acumula una suba que alcanza el 100% y se convirtió en un dulce casi de lujo.

Persicco, Volta, Chungo, Freddo o Munchi’s lideran el mercado de las cadenas que acaparan el segmento más alto del poder adquisitivo de los consumidores. “El helado ronda los $160 en promedio. Los incrementos fueron paulatinos desde que arrancó el año. Hay helados artesanales que van de los $150 a los $180. Y muchas veces los precios son irreales por las promos de descuentos que lanzan a diario las diversas cadenas”, explica Gabriel Fama de AFADHYA (Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines).

Pero parece ser que ni la llegada de la temporada logra enfriar el valor del helado: un acuerdo salarial anual del 35% y materias primas con subas de un 45% promedio con respecto a 2013 son algunas de las causas de la fuerte suba de precios. De todas formas, los consumidores se las ingenian, combaten los incrementos y no reprimen el consumo. Para este punto resultan claves las promociones que lanzan bancos y tarjetas, como también empresas de cupones de descuento como Clubcupon. Así, se puede pagar un helado y consumir dos. De esa forma, se atenúa la inflación y se le da un respiro a los bolsillos que vienen tan castigados.

Fuente: La Racón

Comentarios

Ingresa tu comentario