Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

El gran gesto de Carlitos Balá con sus fanáticos

En agosto cumplirá 90 años, pero tanto su sonrisa como su capacidad de entretener siguen intactas, más allá de las épocas.

(CABA) En agosto cumplirá 90 años, pero tanto su sonrisa como su capacidad de entretener siguen intactas, más allá de las épocas. Carlitos Balá hoy sigue entreteniendo a los más chicos, junto a Panam, como a los que fueron nenes desde los años 60 en adelante.

“¡Sigo llamando a los fanáticos para sus cumpleaños! Cuando me voy a Mar del Plata dos meses, me llevo anotado el día que cumplen. Me dicen cuando atienden: ‘¿Balá? ¡Me muero!’. Le digo: ‘No se muera que le corto’. Tengo un Facebook que me manejan. ¡Las cosas lindas que me dicen!. ‘¿Me llama para mi cumpleaños?’, pide algún grandulón”, contó Balá.
En una entrevista contó qué pasaba con los chupetes que llegaban a su programa para el “Chupetómetro”: “A la basura. Porque se pudrían. No los conté, ojalá lo hubiera hecho, porque hubiera entrado en el Guinness. Dos, tres millones, qué sé yo”, reveló en el suplemento Espectáculos de Clarín, donde además contó cómo sigue cumpliendo con sus seguidores.
“¡Sigo llamando a los fanáticos para sus cumpleaños! Cuando me voy a Mar del Plata dos meses, me llevo anotado el día que cumplen. Me dicen cuando atienden: ‘¿Balá? ¡Me muero!’. Le digo: ‘No se muera que le corto’. Tengo un Facebook que me manejan. ¡Las cosas lindas que me dicen! ‘¿Me llama para mi cumpleaños?’, pide algún grandulón. Y me anoto el número en la agenda y llamo a uno por uno”, contó el autor de frases como “un kilo y dos pancitos” y “¿qué gusto tiene la sal?”.
“¡Retirarme no! Quiero trabajar, pero no tan seguido. Retirar me tiene que retirar el público. O yo verme agotado por la edad. Pero si me retirase, seguiría haciendo reír por la calle. Yo entro a los negocios todavía y busco el absurdo. ‘¿Perdón, este es el café Comola?’. Me dicen: ‘No, este se llama El príncipe. ¿Qué Comola busca?’. Remato: ‘Uno como la gente'”, afirmó, con su humor habitual.
¿Qué piensa Carlitos Balá de alejarse de la gente, para descansar después de una larga y proolífica carrera? “¡Retirarme no! Quiero trabajar, pero no tan seguido. Retirar me tiene que retirar el público. O yo verme agotado por la edad. Pero si me retirase, seguiría haciendo reír por la calle. Yo entro a los negocios todavía y busco el absurdo. ‘¿Perdón, este es el café Comola?’. Me dicen: ‘No, este se llama El príncipe. ¿Qué Comola busca?’. Remato: ‘Uno como la gente’. Es una vida muy linda la mía”.
Además, el querido animador habló también de la posibilidad de festejar los 100 años y de la muerte. “No sé. Se pasó todo muy rápido. Me parece que fue ayer. Yo sólo sé que vamos a un lugar más lindo después. A un lugar de paz y amor, otro mundo. No puede ser tan malo Dios que nos dé un infierno o algo más malo que la tierra. No sé si esto es el infierno. A lo mejor la tierra es el infierno. Espero poder vivir unos años más para poder hacer reír más, unos años más”, concluyó Carlitos.

Comentarios

Ingresa tu comentario