Buenos Aires, 20/09/2017, edición Nº 1771

El Gobierno porteño compactará motos secuestradas que nadie reclama

Se trata de unas 400 unidades que fueon retenidas en controles, en su mayoría, por falta de papeles. (Ciudad de Buenos Aires) De cada cuatro motos que fueron secuestradas, una nunca fue retirada por su dueño porque no tenía los papeles en regla . Así, en el depósito estatal se acumulan rodados desde hace más de tres años y van camino a ser compactados. Los datos reflejan que el mercado...

Se trata de unas 400 unidades que fueon retenidas en controles, en su mayoría, por falta de papeles.

Cementerio-Araoz-Lamadrid-Herrera-Barracas-parabuenosaires.com

(Ciudad de Buenos Aires) De cada cuatro motos que fueron secuestradas, una nunca fue retirada por su dueño porque no tenía los papeles en regla . Así, en el depósito estatal se acumulan rodados desde hace más de tres años y van camino a ser compactados. Los datos reflejan que el mercado de compraventa de motocicletas, pese a que creció en los últimos años, mantiene altos índices de informalidad .

Según la Subsecretaría de Tránsito y Transporte de la Ciudad, en lo que va del año pararon a 11.350 motociclistas en las calles, para corroborar el uso del casco y que contaran con los papeles. Del total, 586 motos fueron retenidas , de las cuales sólo 56 fueron por circular sin casco y las otras 530 por documentación irregular. Así, unas 400 motos quedaron sin retirar, el 30% desde 2009.

Además del casco, el Gobierno les pide a los conductores la cédula verde (o la azul si no son titulares del rodado), el carné de conductor y el seguro de responsabilidad civil. Si no cuentan con estos requisitos, envían el vehículo a la playa de secuestro que queda en Aráoz de Lamadrid y Herrera, bajo la autopista 9 de Julio Sur, en Barracas.

¿Por qué tanta informalidad? Guillermo Dietrich, subsecretario de Tránsito y Transporte, explicó: “Aunque desde que hacemos los controles la situación mejoró, sigue habiendo muchos motociclistas que compran motos y no las patentan, o no hacen la transferencia ”. A partir de una nueva ley una vez que pasen 90 días corridos sin que el dueño retire el auto o la moto, los vehículos serán convertidos en chatarra, y el dinero obtenido de su venta irá al Hospital Garrahan.

En el propio sector de los motociclistas reconocen los inconvenientes. “Nuestras empresas les exigen que presenten los papeles, pero es cierto que existe mucha informalidad. A veces la gente compra una moto en cuotas, no la termina de pagar y entonces no la patenta”, comentó Alejandro Fernández, tesorero de la Cámara de Empresas de Mensajería por Motos y Afines de la República Argentina (CEMMARA). Una moto nueva de las que se usan para mensajería cuesta entre $ 11.000 y $ 13.000, y las usadas rondan los $ 7.000.

La acumulación de motos secuestradas es consecuencia del aumento de los controles por el uso del casco que el Gobierno implementó desde 2009. Si bien en principio se hacían tres por día, actualmente sólo hay uno diario. Según la Ciudad, hoy un 92% de los motociclistas usa el casco, aunque el porcentaje baja al 80% en las zonas más alejadas del centro, donde los controles disminuyen.

Se estima que en la Ciudad circulan unas 100.000 motos cada día, de las cuales un 40% ingresa desde el GBA. El mercado de las motos creció fuerte en los últimos años: en 2011 se vendieron un 28% más que en 2010. Pero este año, por los problemas con la importación, la actividad se redujo. (Clarín)

Comentarios

Ingresa tu comentario