Buenos Aires, 19/10/2017, edición Nº 1800

El Gobierno porteño avanza en los nuevos pliegos para renovar la concesión del subte

El contrato con Metrovías vence a fin de año. Larreta abrirá el juego a nuevos competidores, incluso internacionales, y por 15 años.

(CABA) La Ciudad avanza en los nuevos pliegos para renovar la concesión de la operación del subte a partir del año próximo, ya que el 31 de diciembre caduca el contrato con la actual prestadora, Metrovías. Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gobierno porteño, abrirá el juego a nuevos competidores, incluso internacionales, y por 15 años. Apunta a subir los estándares de calidad del servicio, con mayores exigencias contractuales sobre el funcionamiento de escaleras mecánicas y ascensores, la higiene y la puntualidad de las frecuencias.

Funcionarios locales ya mantuvieron reuniones con operadores del exterior, como Keolis, responsable del servicio en los metros de Lyon (Francia) y de Boston (EE.UU.), y Régie Autonome des Transports Parisiens (RATP), que opera el metro de París y es el sexto jugador entre los más grandes del mundo del transporte de pasajeros. Curiosamente, integró un consorcio con Metrovías en 2006, al operar la línea 4 de San Pablo, y hoy son socias en el BRT de esa ciudad.

El trabajo para tentar a los extranjeros no es sencillo. Aquí, las empresas no tienen la potestad de fijar las tarifas, la seguridad jurídica arroja muchas dudas y los conflictos gremiales recurrentes funcionan como “ahuyentainversores”.

El Ministerio de Desarrollo Urbano, que lidera Franco Moccia, prevé que el nuevo contrato de concesión sea por un término de 12 años, con opción a una prórroga de otros tres más. No descarta a Metrovías como posible operador. Y Metrovías quiere competir: presentará su oferta en esta licitación.

El nuevo pliego deberá pasar por la Legislatura, donde se prevé que el debate sea fuerte; no se descarta, incluso, que se prolongue y Metrovías deba seguir operando con una prórroga. Al tratarse de un proyecto de concesión de más de cinco años sobre un bien de dominio público, debe ser aprobado por mayoría de 40 votos y con doble lectura.

El macrismo deberá salir a la caza de esos votos sin contar, en principio, con el guiño de los legisladores que responden a Martín Lousteau, hoy enemigo político de Larreta. Y no son pocos los que quieren estatizar el servicio.

El subte le cuesta hoy a la Ciudad $ 2600 millones por año, transporta 1,2 millones de pasajeros por día y aspira a sumar 300.000 usuarios. NR


Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario