El Gobierno le exige a Cristóbal López que retire los cajeros del Hipódromo de Palermo

En medio del enfrentamiento entre Macri y el zar del juego, Lotería Nacional intimó al empresario kirchnerista a removerlos de Palermo

(CABA) El Gobierno levanta un cerco sobre uno de los negocios más rentables de Cristóbal López: el juego. A través de Lotería Nacional, intimó al empresario y a su socio, Federico De Achával, a que retiren todos los cajeros automáticos del Hipódromo de Palermo y los dos casinos flotantes en la Costanera.

Según la resolución 58/16, “los operadores de las máquinas tragamonedas del hipódromo y del Casino de Buenos Aires tendrán un plazo de 30 días para gestionar el retiro de todos los cajeros automáticos que existen en la actualidad dentro de sus predios”.

Son en total 21 los suministradores de dinero que el empresario deberá quitar. Nueve están situados en los barcos, mientras que el resto está ubicado sobre el edificio de Avenida del Libertador, en Palermo, que contiene 4600 máquinas tragamonedas de última generación.

Si bien la medida persigue como fin último prevenir la ludopatía -adicción patológica a los juegos de azar-, se produjo en medio del enfrentamiento entre el zar del juego, como se lo conoce a López, y la administración de Macri.

“Le estamos marcando la cancha”, admitieron fuentes del Gobierno. Aunque descartaron la posibilidad de reducir la cantidad de tragamonedos que administran López y compañía, fuentes oficiales explicaron que la orden del jefe del Estado fue que el juego no crezca más. El estratega a cargo de este trabajo es Fabián Rodríguez Simón, integrante del núcleo duro del Presidente. NT