Buenos Aires, 13/12/2017, edición Nº 1855

El Gobierno debe indemnizar a una anciana que se cayó y fracturó en la vía pública

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) fue condenado a indemnizar a una anciana que, por el mal estado de una vereda, tropezó y se fracturó la cadera el hombro, confirmaron fuentes judiciales. (CABA)También fue condenada a pagar la indemnización, unos 110.000 pesos, la propietaria frentista de Carrasco 565, ubicada en el barrio porteño de Floresta,  lugar donde poco antes del mediodía del 10 de octubre de 2008...

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) fue condenado a indemnizar a una anciana que, por el mal estado de una vereda, tropezó y se fracturó la cadera el hombro, confirmaron fuentes judiciales.

Raices-Dean-Funes-SILVANA-BOEMO_CLAIMA20130127_0105_14

(CABA)También fue condenada a pagar la indemnización, unos 110.000 pesos, la propietaria frentista de Carrasco 565, ubicada en el barrio porteño de Floresta,  lugar donde poco antes del mediodía del 10 de octubre de 2008 se produjo el hecho que tuvo como damnificada a Alicia Angélica Marshall, entonces de 76 años de edad, quien, como todos los días, iba a buscar a su nieta de un colegio de la zona.

El GCBA negó, a través de sus abogados, que las lesiones sufridas por la mujer guardaran relación con la caída y que ésta se hubiera producido como consecuencia del estado de la acera.

Pero la demandante aportó fotografías certificadas y varios testigos que vieron a la anciana caída en la vereda donde minutos después fue asistida por profesionales del SAME quienes, en una ambulancia, la trasladaron de urgencia al Hospital Vélez Sarsfield para luego ser operada en el Sanatorio Mitre, ambos de esta ciudad.

La mujer, quien según constancias de la causa desplegaba intensa actividad y colaboraba con su familia antes del episodio que la tuvo como víctima, quedó con serias limitaciones de movilidad y se debe desplazar dentro de su vivienda con un bastón.

La condena, que ratificó la de primera instancia del juez nacional en lo civil Diego Ibarra, la dictó la Sala B de la Cámara, integrada por Claudio Ramos Feijóo, Omar Díaz Solimine y Mauricio Mizrahi.

Los camaristas admitieron el reclamo por “incapacidad sobreviniente”, “daño moral” y “gastos de farmacia, movilidad y tratamiento psicológico”.

El GCBA argumentó que los problemas de salud de Marshall pudieron haber sido preexistentes a su caída, pero los camaristas dijeron si hubiera sido así, la demandada debió probarlo, pero no lo hizo.

El gobierno porteño intentó que se responsabilizara solo a la dueña del inmueble de la calle Carrasco, pero la Sala B de la Cámara rechazó esa postura con jurisprudencia del propio tribunal y de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Comentarios

Ingresa tu comentario