Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

El fútbol se pesificó y los contratos son a precio blue

En un mercado sin grandes novedades, los refuerzos de jerarquía negociaron tomando como referencia el dólar paralelo. La UIF investiga el dinero que surge de transferencias. (Ciudad de Buenos Aires) A tono con la realidad económica nacional, el fútbol debió adaptarse a la pesificación de facto y un nuevo escenario se plantea en torno a las transferencias y a los contratos que se están cerrando en el actual libro de...

En un mercado sin grandes novedades, los refuerzos de jerarquía negociaron tomando como referencia el dólar paralelo. La UIF investiga el dinero que surge de transferencias.

(Ciudad de Buenos Aires) A tono con la realidad económica nacional, el fútbol debió adaptarse a la pesificación de facto y un nuevo escenario se plantea en torno a las transferencias y a los contratos que se están cerrando en el actual libro de pases. A dos semanas de su arranque, el Torneo Inicial será el primero en que todas las transacciones internas se realizarán en pesos. Sin embargo, es clara la brecha entre el contrato legal que presentarán los clubes en Asociación del Fútbol Argentino, acorde al valor del dólar oficial, y el verdadero, que cerrarán con los jugadores puertas adentro, a precio blue.

Escaso movimiento tuvo el mercado de pases hasta el momento, en parte por la siempre compleja situación financiera de los clubes, pero especialmente por la renuencia de muchos futbolistas de pesificar contratos.

Hace seis meses que los contratos se hacen en pesos, cuenta Oscar Moscariello, vicepresidente de Boca. La situación del xeneize es diferente a la de la mayoría de los clubes ya que tiene acreencias en dólares y con ellas compensa al momento de traducir pagos al exterior por las compras que hace. Diputado porteño por el PRO, Moscariello admite que “los pases se hablan en dólares, pero los contratos están pesificados y toman como marco de referencia una fecha determinada, calculando la evolución del proceso inflacionario y fijando un dólar oficial futuro, por ejemplo, en $ 5”.? Sin embargo, las pretensiones de los futbolistas de jerarquía y las necesidades de los clubes llevan a establecer negociaciones atadas al valor del dólar blue. Por caso, el desembarco del defensor Gabriel Mercado en River se dilató por esos valiosos centavos. La mitad del pase del ex jugador de Estudiantes costaba u$s 800.000. Sin ese efectivo en moneda extranjera, el club de Núñez lo pagó en pesos, pero alrededor de 5,70, un valor intermedio entre el precio del dólar celeste y el blue de hace dos semanas.

El retorno del goleador José Sand al fútbol argentino desde México también se arregló a dólar no oficial. Racing le habría asegurado un jugoso vínculo en pesos acorde a un dólar estipulado en $ 6. Por el mismo motivo se truncó la llegada de Mario Bolatti, desde Brasil, a Independiente, que no pudo asegurarle un contrato “blue”. En las últimas horas, el club que preside Javier Cantero tampoco logra cerrar el arribo del lateral uruguayo Cristian Nuñez, quien se niega a que pesifiquen su contrato. ?Si querés a los jugadores que vienen del exterior los tenés que pagar, no te queda otra opción porque marcan la diferencia en la cancha?, se resigna un dirigente de un club de Primera.

Otro inconveniente para los clubes surgió a partir del 1 de julio, cuando entró en vigencia la resolución 93/2012, que dispuso que todas las instituciones deben informar el origen del dinero involucrado en las transferencias y cesiones a la Unidad de Información Financiera antes del 15 de cada mes. Una fuente de la UIF confirmó que para las ventas desde y hacia el exterior habrá dólares, pero que para las transferencias entre clubes argentinos ?no van a ser necesarios y se tendrán que cerrar en pesos, al igual que los contratos de los jugadores?.

Boca fue uno de los perjudicados por la nueva disposición, ya que no logró vender a Pablo Mouche, porque el Cruzeiro, interesado en el delantero, no pudo dejar claro el origen de los fondos que iba a utilizar. El zurdo, se especulaba, sería transferido por una cifra cercana a los u$s 5 millones. Finalmente ayer fue transferido al Kayserispor de Turquía. La resolución establece que los clubes deben comunicar al organismo todo importe superior a los $ 100.000 o a su equivalente en otra moneda.

Comentarios

Ingresa tu comentario