Buenos Aires, 15/12/2017, edición Nº 1857

El furor de las golosinas retro

Los dulces que dibujaron sonrisas años atrás, volvieron al mercado. Tras el boom por el regreso del Suchard, ahora también se suma el Lila Pause. Cómo y por qué regresaron. Las marcas que hicieron historia en los kioscos. (CABA) Revisar los estantes de los kioscos es como un viaje en el tiempo. Las golosinas de la infancia son las verdaderas protagonistas a pesar del paso de los años. Algunas volvieron y otras nunca...

Los dulces que dibujaron sonrisas años atrás, volvieron al mercado. Tras el boom por el regreso del Suchard, ahora también se suma el Lila Pause. Cómo y por qué regresaron. Las marcas que hicieron historia en los kioscos.

images

(CABA) Revisar los estantes de los kioscos es como un viaje en el tiempo. Las golosinas de la infancia son las verdaderas protagonistas a pesar del paso de los años. Algunas volvieron y otras nunca se fueron, pero todos hablan de estos dulces de décadas pasadas.

En Facebook cada vez son más los usuarios que se suman a grupos de fanáticos pidiendo el regreso de las golosinas de antes y lo mismo ocurre en Twitter cuando se habla de los dulces retro.

Uno de los más recientes desembarcos fue el tan deseado alfajor Suchard. “Volvimos porque a pesar de los 12 años que pasaron desde que dejó de venderse la marca sigue vigente en la memoria colectiva de los consumidores. La gente reclamaba su vuelta a través de las redes sociales y a nuestro teléfono de servicio de atención al consumidor. Es un producto de culto. Su sabor y textura se extrañaban. Sobre esa base consideramos que era un momento propicio para sorprender al mercado y reflotar un alfajor tan deseado”, explicó Ramiro Cuenya, gerente de Chocolates de Mondel?z International, la compañía que trajo de regreso esta emblemática golosina.

La repercusión fue tal, que en Twitter se vivió una verdadera revolución con el regreso del alfajor y el hashtag #VolvióelSuchard fue trending topic en Twitter en Argentina.

“Claramente el alfajor Suchard no es simplemente un alfajor más, sino que viene cargado con un sinfín de emociones y sentimientos en los corazones de todos los argentinos”, analizó Cuenya.

Las ventas hablan por sí solas. Entre marzo y abril se vendió casi el 80% de los alfajores que se planeaban entregar en todo el año. “Realmente fue sorprendente la repercusión, superando ampliamente las expectativas que teníamos”, agregó Cuenya.

Ahora es el turno del Lila Pause, el chocolate relleno de yogurt famoso por su publicidad con la modelo Moira Gough intentando degustar el dulce mientras un grillo de fondo la interrumpía cada vez que acercaba un bocado a su boca.

Se relanzó el mismo comercial y hoy ya se lo puede encontrar en los kioscos con más fama que cualquier chocolate nuevo.

Comentarios

Ingresa tu comentario