Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

El frío reactivó la venta de calefactores

Los comercios de electrodomésticos experimentan una reactivación de las ventas de calefactores, en un año flojo para el sector, en un 2012 cuyas temperaturas amigables se estiraron más de lo habitual. Según un informe de El Cronista Comercial, en mayo, las elevadas temperaturas para la época impidieron un buen nivel de ventas. Pero, según las cadenas de electrodomésticos consultadas, como Frávega o Grupo Márquez, con el inicio de frío las...

Los comercios de electrodomésticos experimentan una reactivación de las ventas de calefactores, en un año flojo para el sector, en un 2012 cuyas temperaturas amigables se estiraron más de lo habitual.

Según un informe de El Cronista Comercial, en mayo, las elevadas temperaturas para la época impidieron un buen nivel de ventas. Pero, según las cadenas de electrodomésticos consultadas, como Frávega o Grupo Márquez, con el inicio de frío las ventas se dispararon en los últimos días y, así, comenzaron a compensar la menor demanda de mayo.

Para toda la temporada, las cadenas prevén vender de 10% a 20% más de calefactores en general, tanto de estufas a gas como de productos eléctricos, como caloventores, estufas de cuarzo o halógenas.
?Mayo no fue tan bueno para estos productos porque en general hubo altas temperaturas, es una categoría muy sensible al clima. En estos días explotó la venta y ya se están recuperando las bajas ventas del mes pasado?, explicó Alejandro Taszma, gerente Comercial de Frávega. Adrián Calcia, gerente Comercial de Grupo Márquez, coincidió: ?El frío demoró en llegar y la venta de estufas también, en realidad esperábamos que pase esto en mayo; pero así como pasa en el verano con los primeros días de calor intenso, llegó con todo el frío y la gente entre el fin de semana y hoy (por ayer), salió corriendo a comprar equipos de calefacción?.

En general, las ventas son parejas en todos los modelos de productos, no hay alguno que se destaque sobre el resto, si bien, según Calcia, se disparó más la salida de los eléctricos, que no requieren instalación.

A diferencia del año pasado, este invierno la oferta de modelos y productos es amplia. El año pasado, la limitación a la importación de estos productos había llevado a una escasez de calefactores eléctricos, no así de estufas a gas, ya que estas últimas son fabricadas localmente desde hace años, con marcas como Longvie, Eskabe, Emegé y Orbis, además de las propias de las cadenas. Así, muchos comercios se habían quedado con poco stock o escasa variedad de oferta en caloventores, estufas a cuarzo y halógenas, entre otras, que eran importadas de Asia. Pero, para este año, los fabricantes locales ?con marcas como Liliana, Axel o Atma, entre otras? comenzaron a producir más artículos y, así, lograron sustituir las importaciones por productos nacionales, con varios modelos en oferta. Hoy, la mayoría de los calefactores eléctricos que se venden son argentinos, si bien aún se importan algunos de China.

En cuanto a precios, este año los calefactores llegan al público con una leve suba, que varía según el producto, del 3% al 6%, aprobados por la Secretaría de Comercio del Interior. En algunos casos puntuales, los precios son iguales al año pasado y, en otros, algo mayores al 6%.

Hoy, se consiguen estufas a gas a partir de los $ 550, en el caso de los modelos sin salida y de 3000 calorías, y desde $ 699 las de tiro balanceado de 2400 y 2500 calorías. En tanto, entre los eléctricos, las estufas de cuarzo se consiguen, al igual que en 2011, a partir de $ 89; las halógenas, desde $ 150, y los caloventores parten en $ 140. (Cronista)

Comentarios

Ingresa tu comentario