Buenos Aires, 19/09/2017, edición Nº 1770

El fracaso del Carnaval porteño

(CABA) Con poca asistencia y quejas de los vecinos por los ruidos, el carnaval porteño parece ya no encajar con la idiosincrasia de la gente de los barrios. Pese a la difusión del Gobierno de la Ciudad, la presentación de cada corso exhiben poca producción y aparecen como un gasto innecesario. Lejos quedaron las épocas gloriosas retratadas en la novela de Bioy Casares, “El sueño de los héroes“. Ya no hay...

(CABA) Con poca asistencia y quejas de los vecinos por los ruidos, el carnaval porteño parece ya no encajar con la idiosincrasia de la gente de los barrios. Pese a la difusión del Gobierno de la Ciudad, la presentación de cada corso exhiben poca producción y aparecen como un gasto innecesario. Lejos quedaron las épocas gloriosas retratadas en la novela de Bioy Casares, “El sueño de los héroes“. Ya no hay grandes desfiles de carrozas decoradas, y la oferta parece reducirse a una sola cosa: la murga.

¿Habrá llegado el fin de esta vieja tradición cultural? ¿o simplemente el público no está conforme con la puesta en escena? Lo que alguna vez fue la gran fiesta popular del verano, ahora no parece ser más que una sombra.

A la baja asistencia se le suma la gran cantidad de suciedad que queda desparramada a lo largo de todas las calles que ocupó el corso, y el ruido de bombos y platillos que, para los vecinos, ya no es el símbolo de la alegría popular si no la señal de lo difícil que será dormir durante el fin de semana.

carnaval13

 

 

Comentarios

Ingresa tu comentario