Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

El fenómeno de los padres a la edad de ser abuelos

La noticia de la paternidad de Marcelo Tinelli a los 53 años trajo aparejado el debate sobre la posibilidad de traer hijos al mundo en la madurez. Los especialistas aseguran querefuerza las relaciones de pareja  Si bien no es inusual que los hombres separados y con hijos formen una nueva pareja, no siempre se animan a ser padres otra vez, a una edad en la que bien podrían ser abuelos. Sin embargo, hoy es cada...

La noticia de la paternidad de Marcelo Tinelli a los 53 años trajo aparejado el debate sobre la posibilidad de traer hijos al mundo en la madurez. Los especialistas aseguran querefuerza las relaciones de pareja 

padres-abuelos-hijos-nietos

Si bien no es inusual que los hombres separados y con hijos formen una nueva pareja, no siempre se animan a ser padres otra vez, a una edad en la que bien podrían ser abuelos.

Sin embargo, hoy es cada vez más común que pasados los 50, ante una pareja estable, sientan la necesidad de formar una nueva familia. Tal es el caso de Marcelo Tinelli, quien acaba de confirmar que será papa otra  vez, a los 53 años junto a Guillermina Valdés, de 36.
Según los especialistas, este nuevo rol asumido, al tratarse de un hijo recién nacido, los rejuvenece, y ayuda a reforzar los lazos de la pareja.
“Es innegable que un hijo después de los 50 puede producir en el hombre un sentimiento de bienestar, de rejuvenecimiento o de afirmación de su hombría en un momento de la vida en que la siente menguada a pesar que, desde lo biológico, mantenga su capacidad reproductiva. Pero la presencia de un hijo al servicio excluyente de afirmar una condición narcisista es sintomática y de resultado catastrófico y sólo tiene sentido benéfico si se asienta en un contexto de amor al otro“, explica Harry Campos Cervera, especialista en psiquiatría y miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina al diario Perfil.
En el mismo sentido, sostiene Andrés Rascovsky, psicoanalista: “Indudablemente el compromiso de tener un hijo, que es eterno, de protección y cuidado parental, genera una situación diferente, les da a ambos integrantes de la pareja una dimensión temporal de eternidad, es una gestación de algo entre dos y eso, claro, es una experiencia maravillosa”.
No obstante, señala, no es una regla general ni la única manera de fortalecer la relación. “No es imprescindible, hay parejas que sólo deciden consagrarse el uno al otro”, dice Rascovsky al diario La Nación.
De todos modos, no todos los casos son iguales. Cada familia es un mundo, tiene una historia, un presente y un proyecto diferente. Y así lo subraya Enrique Mario Novelli, psicoanalista y también miembro de APA: “Respecto al patrón que puede describirse de los hombres que tienen hijos a una edad avanzada, hay que diferenciar a aquellos que luego de una separación de un primer matrimonio constituyen una nueva pareja y vuelven a tener hijos de aquellos que reiteran la misma situación con distintas parejas” -dice el especialista-. Y advierte: “Se puede adelantar que estos casos están motivados por una idealización de la nueva situación que encaran, que como toda idealización al poco tiempo cae”.
“Bienvenido @cuervotinelli al club de los mitad papá-mitad abuelo! Lo más lindo que te puede pasar en la vida!”, fue el mensaje que le dejó esta semana Mauricio Macri, en Twitter a Marcelo Tinelli para felicitarlo por su paternidad y darle la bienvenida al grupo de los padres maduros. Es que el jefe de Gobierno fue papá a los 52 años de Antonia, la hija que comparte con la empresaria textil, Juliana Awada.
El exitoso conductor de TV es padre de Micaela (25) y Candelaria (23) con Soledad Aquino, y de Francisco (15) y Juanita (11), con Paula Robles); en tanto que Guillermina será mamá por cuarta vez, ya que con Sebastián Ortega tuvo a Dante (12), Paloma (11) y a Helena (8). Por su parte, el líder de PRO tiene tres hijos más, todos mayores de edad: Agustina, de 31; Jimena, de 27, y Francisco, de 24.

 

Comentarios

Ingresa tu comentario