Buenos Aires, 20/09/2017, edición Nº 1771

El dólar ladrillo para la venta de inmuebles usados roza los $ 6

Hace dos meses se negociaba en $ 5.60. Los dueños que aceptan el pago en moneda local buscan un precio intermedio entre las pizarras oficiales y el blue, de modo de no perder capacidad de ahorro. (Ciudad de Buenos Aires) La paciencia de muchos propietarios de inmuebles comienza a tener un límite y, como no ocurría hasta hace pocas semanas, de a poco empiezan a ver con mejores ojos la...

Hace dos meses se negociaba en $ 5.60. Los dueños que aceptan el pago en moneda local buscan un precio intermedio entre las pizarras oficiales y el blue, de modo de no perder capacidad de ahorro.

(Ciudad de Buenos Aires) La paciencia de muchos propietarios de inmuebles comienza a tener un límite y, como no ocurría hasta hace pocas semanas, de a poco empiezan a ver con mejores ojos la posibilidad de recibir pesos por la transacción. La situación ya se daba con aquellos dueños con urgencias por vender su departamento usado, aunque ahora se suman quienes contaban con menos apuro en otro momento, pero que hoy ya se sienten mas presionados por el paso del tiempo sin concretar la venta.

Este cambio de tendencia, que apenas se empieza a dar, se origina ante la imposibilidad de los vendedores de encontrar compradores con dólares en mano. Así, y dependiendo del apuro que tengan por hacerse del dinero, aceptan que la transacción se realice en moneda local.

Pero la mayor particularidad en este sentido es el valor al que se realiza la conversión. Hace tan sólo dos meses, El Cronista había consignado que la pesificación en el mercado inmobiliario tocaba los 5,60 pesos.

Sin embargo, el ?dólar ladrillo? mostró una evolución importante durante los últimos dos meses. Hoy, los compradores aceptan cerrar las operaciones con techos de hasta $ 5,80.

Este crecimiento está directamente relacionado con dos cuestiones. La primera, que a los interesados en adquirir el inmueble se les hace imposible tomar dólares en el mercado oficial ?donde la divisa tocó el viernes los $ 4,65, más barato que el ?dólar ladrillo?, aunque inaccesible?, mientras que el dólar blue cerró en 6,42 pesos.

Así, la pesificación de los propietarios incluso termina hasta apareciendo como un buen negocio para quienes no cuentan con los dólares.

“Hay gente que hace más de tres meses que tiene en venta su casa y muchos de ellos precisan concretar la operación. Tal vez, antes entendían que valía la pena aguardar para recibir dólares, pero la realidad muestra que la situación cambiaria es cada vez más cerrada.

Ante esto, aceptan los pesos, pero a un valor superior al oficial de modo de no salir perdiendo en caso de un alza en su cotización”, explicó Ricardo Vinelli, de Vinelli Inmobiliaria.

Para ellos, el dólar sigue siendo una moneda de refugio y al no poder acceder a la moneda buscan la forma de resguardar su dinero.
Estas variables, incluso, cambiaron las políticas de negociación en la compra de inmuebles.

Desde ya, sigue vigente el regateo sobre el precio final de los departamentos, aunque ahora el eje central está puesto justamente en la cotización que se le impondrá al dólar. Siguiendo las normas generales, el precio base ahora es de $ 5,60, mientras que los $ 5,80 se transformaron en el nuevo techo.

“Todo depende de las necesidades de ambas partes”, sostuvo Juan Ignacio Mel, de Mel Propiedades.

En el extremo contrario se encuentran los interesados en comprar una vivienda y que sí tienen en mano los dólares necesarios para poder comprar en esa moneda.

En estos casos, tientan a los vendedores con ese anzuelo, aunque “son capaces de lanzar ofertas por hasta un 30% menos de lo que se pide originalmente”, afirman los operadores inmobiliarios. Lo cierto es que, aunque no en los niveles en los que arrancan los interesados en comprar, los tenedores de dólares logran algunos beneficios que pueden llegar a alcanzar a un descuento de hasta el 15% por sobre el precio real. (Fuente: El Cronista)

Comentarios

Ingresa tu comentario