Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

El crimen del hermano de Feinmann

Diego Feinmann no toleraba que María Laura Ayalón lo hubiera dejado por otro hombre.

Con las primeras horas del jueves 19, el medio hermano del periodista Eduardo Feinmann, Diego, comenzó a macerar su obsesión con la última mujer que había amado.  Ella, María Laura Ayalón, en ese momento estaba en otro lugar con otro hombre. El mismo que desconocía que un día después iba a convertirse en un asesino. El empresario Gastón Berganza, afecto a los autos de lujo, los viajes exóticos por el mundo, la velocidad y los yates, había comprado una pistola automática Glock calibre.40 por cuestiones de “seguridad”. Llevaba el arma en la guantera de su BMW y exigía el motor a más de 200 kilómetros por hora en la autopista Panamericana. Detalles que para Diego Feinmann eran más que una afrenta: un rencor que le comía el alma.
Fue así que Feinmann decidió llamar a un amigo y emprender su último viaje en un taxi de Capital Federal que lo llevó hasta una estación de servicio Esso, ubicada justo enfrente del restaurante Fetuccini Mario, sobre la Ruta 8 y San Martín, donde el amor que ya había perdido había ido a cenar con su actual novio, su madre y su hija de una pareja anterior. “Vamos a Pilar que tengo que arreglar un asunto”, le soltó al taxista al subirse.
Pero Feinmann, de 33 años, se topó con un hombre que le disparó tres balazos en el pecho. Y murió desangrado pocos minutos después de la 1 de la madrugada del viernes, cuando lo llevaban camino al Hospital Sanguinetti de Pilar.
Según fuentes vinculadas a la causa, unos días antes, Ayalón había recibido llamadas amenazantes del medio hermano del periodista y se había alejado de los domicilios que solía frecuentar. Cuentan que buscó la protección del millonario Berganza.
“En un momento vimos que salió corriendo solo hacia el restaurante y se le fue al humo a un hombre que estaba en un auto con su familia. Le decía que se había acostado con su mujer y que lo había hecho cornudo.” Esas fueron las últimas palabras que pronunció Feinmann antes de caer moribundo sobre el pavimento.
Mientras tanto, el empresario escapó del lugar junto con las otros ocupantes del auto, pero fue detenido sobre la autopista Panamericana, a la altura de la localidad de Del Viso. Es que policías de la zona habían sido advertidos del hecho ocurrido en la puerta del restaurante y tenían los datos del vehículo, por lo que rápidamente lo identificaron. “Sufrí un asalto o un intento de secuestro. Vean como me dejaron el coche”, fue lo primero que declaró. La víctima le había roto la ventana del acompañante en un ataque de celos. Después él le arrebató la vida presionando el gatillo.
Berganza fue trasladado a la Comisaría 1ª Pilar y luego ante la fiscal de Pilar María Inés Domínguez, imputado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma. Por consejo de su abogado, se negó a declarar y continuará preso.
El empresario tuvo su primer momento de fulgor con la fama hace tres años. La justicia determinó que figuraba a su nombre una Ferrari F430 embargada en el marco de la causa en la que se investigaba a Sergio Schoklender por presuntas irregularidades en la construcción de viviendas. Ahora todas las pruebas lo acorralan. El acosador está muerto, él detrás de las rejas y Ayalón abatida por las circustancias. Perdieron todos. «

 

Repercusiones en las redes sociales

 

El crimen de Diego Feinmann tuvo una fuerte repercusión en las redes sociales, donde los internautas se volcaron a expresarle sus condolencias.
“Lamento mucho el fallecimiento del hermano de Eduardo Feinmann. Háganle llegar mis condolencias”, expresó a través de su cuenta de Twitter la ex legisladora porteña por el Frente para la Victoria María José Lubertino.
Durante la noche del sábado, el periodista había publicado un mensaje en su página de Facebook donde confirmaba su relación con la víctima: “Se de la preocupación de muchos de ustedes. Por eso esta aclaración. Es un hijo de mi papa con quien no tenía relación. Igualmente me duele la muerte de Diego, por lo que pueda estar sintiendo mi padre. Ojalá se haga justicia. Es lamentable la muerte de un hombre joven.”
Esa publicación recibió una gran cantidad de comentario de apoyo.
En tanto, María Laura Alayón la ex de Feinmann y actual pareja del asesino, dio de baja su cuenta de Facebook ayer.

Comentarios

Ingresa tu comentario