Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

El club con nostalgia de gambeta

El club Social y Deportivo Parque fue la cuna de fubolistas como Tevez, Gago y Riquelme. Hace tres años se encuentra cerrado por una obra inconclusa. (CABA) Los equipos de ese club con puerta sobre Marcos Sastre hacían desastres. Y FAFI, la liga más competitiva del Baby argentino, decidió expulsar al club del campeonato. Fue a mediados de los noventa. Si ellos jugaban, se competía por salir segundo. Y cuando...

El club Social y Deportivo Parque fue la cuna de fubolistas como Tevez, Gago y Riquelme. Hace tres años se encuentra cerrado por una obra inconclusa.

4

(CABA) Los equipos de ese club con puerta sobre Marcos Sastre hacían desastres. Y FAFI, la liga más competitiva del Baby argentino, decidió expulsar al club del campeonato. Fue a mediados de los noventa. Si ellos jugaban, se competía por salir segundo. Y cuando se los enfrentaba, era para recibir la menor cantidad posible de goles.

Ahora, esa puerta está tapada con unas chapas que tienen los bordes pintados de verde. Y adentro carteles de publicidad pegados con cola: del Toto Bingo, de la telenovela “Aliados”, del diputado Roy Cortina y de películas infantiles. Arriba, con aerosol, hay pintadas. Una dice “Libertad a Callejeros”. Otra, “CFK Villa Del Parque 7-D Democracia”.

“Todo comenzó con la venta de Gago al exterior. El club tenía un contrato hacía más de quince años con Boca y le correspondieron algo así como 800 mil dólares”, dice Gustavo Cerdán, socio vitalicio del club. “Se compró la casa de al lado para hacer obras, y cuando Boca rompió el contrato la obra quedó por la mitad. Y así estamos, esperando. Con el club cerrado”.

El convenio con Boca nació a mediados de los 90, cuando Mauricio Macri ganó las elecciones del club xeneize. Consistía en un pago mensual y el 5 por ciento de la venta de cada jugador surgido en el club. A cambio, los nenes que “pintaban bien” iban a las inferiores de Boca. El contrato terminó en 2010.

Desde que cerró el club, las actividades continúan en otros sitios. “Decí que Parque es una marca registrada y los chicos siguen llegando… pero se perdió lo familiar. Los padres no se quedan como antes”, concluye Cerdán. En la escuelita de fútbol son más de 400 nenes. Después está el Futsal, el fútbol Infantil y Pelota al Cesto.

“El primer problema fue la venta de Nicolás Gaitán. Nosotros creíamos que íbamos a cobrar en un pago, como lo de Gago. Y nos enteramos que era en cómodas cuotas. Ahora, terminar la obra nos costaría cinco veces más caro”, dice Bernardino Ladeo, vicepresidente del club.

Ladeo es español. Vivió quince años en Tucumán y llegó a Villa del Parque en el 67, cuando puso un restaurant sobre Cuenca, a la vuelta de Parque. Los clientes eran socios del club. Así lo conoció y se enamoró a primera vista. Organizó las noches de fiesta con la presencia del “Polaco” Goyeneche y Osvaldo Pugliese, entre otros grandes artistas.

Estos últimos años fueron de zozobra. Hasta se rumoreó que se construirían dos torres donde está el club. Pero sabían que, tarde o temprano, Parque volvería a su lugar. Ladeo dice que está todo aprobado. Que una empresa que acercó César La Paglia, ex jugador de Boca criado en Parque, se encargará de finalizar la obra. El club tendrá un gimnasio completo, tres canchas, cocheras, una enfermería, un quincho y una confitería nueva. Ladeo espera que la obra esté terminada para mediados del 2014. Y que Parque pueda volver. “ El nombre no lo perdimos.

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario