Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

El CEO de LAN y el dueño de Farmacity, los managers económicos de Peña

Macri decidió poner a Mario Quintana y Gustavo Lopetegui como los brazos ejecutores del Jefe de Gabinete para coordinar la delicada área de economía.

(PBA) Por varios motivos, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui se salen del physique du rol del empresario tradicional. Y es probable que Mauricio Macri haya reparado en esa característica para ponerlos juntos como los brazos ejecutores del Jefe de Gabinete Marcos Peña para coordinar la extensa y delicada área de economía. Quintana tiene la personalidad de los que se construyeron a si mismos desde un humilde hogar de la Matanza. Hoy, a través del fondo Pegasus, maneja una colección de empresas que incluye al coloso Farmacity, con 5.700 empleados, el Tortugas Mall, Freddo y Aroma, edificios de oficinas en Vicente López y en plena city porteña, dos torres en Caballito, firmas de tecnología, otra de créditos al consumo, una fábrica de quesos, y agronegocios. Tiene 48 años y en estas horas selecciona su reemplazo en el grupo al que debe renunciar.

Con Gustavo Lopetegui se conocen desde hace más de 20 años cuando trabajaban en esa escuela de gerentes, la consultora McKinsey. Luego fundaron la cadena de Supermercados Eki, la primera de descuentos que después vendieron por muchos millones al Bank of America. En aquel momento de los años 90, Lopetegui se recicló hacia el sector público, primero como ministro de la Producción de Felipe Solá en la provincia de Buenos Aires. Después tuvo un traspié cuando rechazaron su pliego para presidir el banco Provincia para finalmente colaborar con Martín Lousteau en el Ministerio de Economía hasta que recaló en Lan. Ambos tienen fuertes lazos con Horacio Rodríguez Larreta, compañero de Quintana en Ciencias Económicas de la UBA. Los sumó a la extinguida fundación Sophia que nucleaba a pensadores y empresarios con vocación política. Ambos acostumbran levantarse a las 6 y leer hasta que les llegan los diarios.

marcos peña 0

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario