Buenos Aires, 15/12/2017, edición Nº 1857

El Centro Cultural Recoleta llena de arte el verano porteño

Desde armaduras frágiles a fotos porteñas, el Centro Cultural Recoleta contará durante enero con una variada oferta de muestras de arte.  (Ciudad de Buenos Aires) En la sala 11, las Mujeres Salvajes de Paula Rivero nos muestran el ajuar completo de una amazona aguerrida, pero herida por la nostalgia. Partiendo siempre del torso femenino, la artista realiza estructuras (objetos y dibujos) a mitad de camino entre el corset y la armadura. Los materiales...

Desde armaduras frágiles a fotos porteñas, el Centro Cultural Recoleta contará durante enero con una variada oferta de muestras de arte. 

(Ciudad de Buenos Aires) En la sala 11, las Mujeres Salvajes de Paula Rivero nos muestran el ajuar completo de una amazona aguerrida, pero herida por la nostalgia. Partiendo siempre del torso femenino, la artista realiza estructuras (objetos y dibujos) a mitad de camino entre el corset y la armadura. Los materiales duros con los que trabaja en sus objetos (acero, cerámica pulida y muy brillante, resina que vuelve rígido el papel), guardan siempre un reverso frágil. Los de metal tienen el interior revestido en piel y sus piezas se encuentran unidas por tiras de cuero. Los de papel albergan en la superficie la propia intimidad de Rivero: fueron creados con decenas de sobres y cartas escritas a mano y enviadas por correo. Las obras nos muestran lo suave como anverso de lo rígido, y nos dejan pensando sobre la imposibilidad de protegerse con una coraza sin endurecerse demasiado.

El homenaje a Eloisa Marticorena resulta acertado en la selección de obras ya que, con pocas piezas, da una idea del derrotero plástico que siguió, entre 1974 y 1983, la artista argentina fallecida en el 95. Si atendemos a la cronología de las obras, entendemos que el paso de la figuración a la abstracción fue, en la pintora, paulatino pero necesario: sus obras abstractas, atmósferas sutiles de colores vibrantes, no son más que depuración y concentración de toda la energía cromática que ya se encontraba latente en sus pinturas desde los inicios del período. Eloísa desató el camino de sus deseos pictóricos desde lo narrativo hasta la esencia misma de su pintura: el color. El espectador podrá seguir su mismo itinerario.

La tercer muestra inaugurada ese día es el certamen fotográfico Gente de mi ciudad , que cuenta con el trabajo de los fotógrafos Res, Rosana Shoijett y Esteban Mac Allister y del artista plástico Diego Bianchi, como jurados. La muestra está compuesta por las obras seleccionadas y refleja una mirada genuina sobre la realidad urbana de la metrópoli. La presencia en muchas de las fotografías de problemáticas comunes en la ciudad de Buenos Aires, como el caos de los trasportes públicos o la naturalización de las diferencias de clase, no parece ser un lugar común, sino una inquietud que necesita ser señalada. Pero, lo más interesante del premio resulta que el estímulo que significa ir en busca de postales de la ciudad puede ser tanto para profesionales como para amateurs, un gran ejercicio para ver la realidad con ojos despiertos y estar muy atentos a todo aquello que nos rodea en el instante presente.

Cabe destacar que estas tres muestras vienen a sumarse a las anteriormente inauguradas: Agualíricas, pinturas de Maia Heidel, que exploran el devenir de los materiales utilizados; Expresiones , los dibujos poblados de sarcasmo de Gustavo Nemirovsky y una serie de intensas pinturas del artista plástico y arquitecto Justo Solsona, completando así una versátil propuesta de arte argentino.

La intención es verdaderamente valiosa y el espectador descubrirá obras para él desconocidas, pero no artistas nuevos, ya que poco se indica sobre los autores en las muestras del CCR. La visita demanda un espectador activo, que sepa asimilar toda esa variedad de obras y disfrutarlas aún sin disponer de demasiada información. O bien uno relajado que se abandone a la experiencia y simplemente dance por unos minutos con cada pieza, para luego ir por la siguiente.

Gentileza Revista Ñ

Comentarios

Ingresa tu comentario