Buenos Aires, 22/11/2017, edición Nº 1834

El cardenal Jorge Bergoglio recibió a Lorena Martins

En la tarde de este viernes 13 de enero, el cardenal y arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, recibió en la sede del obispado a Lorena Martins y su madre Cristina Susana Cancela Nani acompañadas por Gustavo Vera Buenos Aires presidente de la Fundación Alameda. Lorena Martins denunció a su padre, Raúl Luis Martins, por dirigir una extensa red de trata y proxenetismo que se extiende desde Buenos Aires a Cancún...

En la tarde de este viernes 13 de enero, el cardenal y arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, recibió en la sede del obispado a Lorena Martins y su madre Cristina Susana Cancela Nani acompañadas por Gustavo Vera Buenos Aires presidente de la Fundación

Alameda. Lorena Martins denunció a su padre, Raúl Luis Martins, por dirigir una extensa red de trata y proxenetismo que se extiende desde Buenos Aires a Cancún y esclaviza a sexualmente a cientos de mujeres en Argentina y México. Lorena también denunció a los principales cabecillas de esa red y a quienes los encubren mediante la coima. A consecuencia de esta investigación y denuncia, Lorena cuenta con custodia permanente de la Gendarmería ya que fue objeto de amenazas e incluso tentativas de asesinato por encargo por su propio padre.Una vez más el cardenal Bergoglio no dudo en respaldar y brindar su apoyo a quienes denuncian a la redes mafiosas de tratantes y proxenetas. En la reunión el líder eclesiástico alentó a la denunciante y su familia a no tener miedo y a decir toda la verdad cueste lo que cueste. Asimismo pidió a Lorena, su madre y la Alameda que no duden en acudir a él ante cualquier riesgo de seguridad.


Cabe recordar el permanente compromiso del Cardenal contra la trata y el proxenetismo. Todos los años encabeza misas en la Plaza Constitución junto a la Alameda y el MTE para alertar sobre la trata, el trafico y el trabajo esclavo en la Ciudad y habitualmente recibe y apoya a victimas y denunciantes de trata y trabajo esclavo. Es habitual en sus homilías en las plazas públicas que recuerde que “Buenos Aires necesita llorar: llorar por la esclavitud de sus hijos, de tantos hijos e hijas que pasaron por el volquete y quedaron en el volquete. En Buenos Aires se ha instalado la cultura del volquete porque se dan por desperdicio a hombres y mujeres que cayeron en la trata de personas. Hay una anestesia cotidiana que esta ciudad sabe usar muy bien y se llama coima y con esta anestesia se adormecen las conciencias. Buenos Aires es una ciudad coimera” (De su homilía en Plaza Constitución, 6 de octubre de 2011).

Comentarios

Ingresa tu comentario