Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

El boom de los locutorios concluye en Buenos Aires

En extinción. En 10 años, cerraron el 60% de los locutorios locutorios. Los celulares e internet masivo en los hogares sellaron su muerte comercial. De los 59 que había en 2002 en las grandes avenidas comerciales sólo quedan 23. Primero fueron las pistas de patinaje sobre hielo. Después los videoclubes y las canchas de paddle. Más adelante los parripollos. Todos rubros comerciales que desaparecieron con el tiempo. Los próximos negocios...

En extinción. En 10 años, cerraron el 60% de los locutorios locutorios. Los celulares e internet masivo en los hogares sellaron su muerte comercial.

parabuenosaires.com

De los 59 que había en 2002 en las grandes avenidas comerciales sólo quedan 23. Primero fueron las pistas de patinaje sobre hielo. Después los videoclubes y las canchas de paddle. Más adelante los parripollos. Todos rubros comerciales que desaparecieron con el tiempo. Los próximos negocios que podrían engrosar la lista son los locutorios.

Cada vez hay menos. La balanza, en cambio, muestra una mayor presencia de casas de ropa y calzado y un aumento de negocios de bijouterie y accesorios, muebles y artículos para el hogar y bazares.

Estos datos de la observación cotidiana son respaldados por un estudio de la secretaría de Planeamiento del Ministerio de Desarrollo Urbano porteño, que analiza una década de evolución comercial en la Ciudad. El estudio compara datos relevados entre 2002 y 2012 en once arterias: la calle Florida y las avenidas Corrientes, Santa Fe, Pueyrredón, Montes de Oca, Regimiento de Patricios, Sáenz, Cabildo, Flores, Rivadavia a la altura de Liniers, y Cuenca.

Una de las revelaciones es que en estas arterias hay un 5,5% más de locales . En marzo de 2002, había 2.324, el 93,1% de los cuales estaban activos. Diez años después hay 2.452 locales, el 93,9% en funcionamiento. Es decir que hay 128 locales nuevos. El otro descubrimiento es que en la Ciudad hubo una gran rotación comercial . Más de la mitad de los locales cambiaron de rubro desde 2002. Los negocios de venta de indumentaria, muebles y artículos para el hogar, bijou y accesorios y calzado, aumentaron en detrimento de los locutorios, las ópticas, las librerías y los locales de antigüedades. Con una excepción: en la avenida Santa Fe, sólo el 36,5% de los locales registraron cambios. En el otro extremo, donde hubo más rotación fue en la avenida Rivadavia, a la altura de Liniers. Tres de cada cuatro locales cambiaron de rubro.

El autor del informe y director de Planeamiento de la Ciudad, Fernando Alvarez de Celis, explica los motivos: “Después de pasar el período de crisis, empiezan a cerrar los comercios más precarios y aparecen los de mayor calidad . Los precios de los alquileres de los locales empiezan a aumentar y los ocupan firmas de ropa de marca . Hasta que los locales de las arterias comerciales están ocupados casi totalmente. En Buenos Aires, en 2005 se llegó al 98,5% de ocupación de locales comerciales. Actualmente, están activos el 93,3%”.

En plena crisis, proliferaron los locutorios porque eran una salida rápida para los cuentapropistas . En las arterias relevadas, en 2002 había 59. Diez años después, quedan 23, un 60% menos. En el medio se popularizaron los teléfonos celulares, los dispositivos que se conectan a Internet y el Wi-Fi. “Los locutorios eran negocios de baja rentabilidad que ocupaban locales muy grandes. Pasada la crisis, esos locales fueron ocupados por otros rubros”, explica Alvarez de Celis.

“Los argentinos ya no vienen: nuestros clientes son todos extranjeros . La mayoría, gente joven que vino a estudiar y llama a su país de origen”, cuenta Romina, la encargada de uno de los pocos locutorios que sobreviven en la avenida Corrientes, cerca del Obelisco.

Al mismo tiempo, el rubro más extendido en las arterias relevadas es el de la indumentaria. Los locales de ropa pasaron de 618 en 2002, a 716 en 2012, casi un 16% más, representando el 30,9% del total de los negocios abiertos. “La participación es muy grande, porque en esta Ciudad hay diseño, productores de ropa y una gran diversidad de marcas ”, sostiene el investigador. El segundo rubro con más participación es la venta de calzado, cuero y marroquinería, con el 10,4% de los locales.

Un caso paradigmático es el de avenida Santa Fe, que tras la crisis de 2001 llegó a tener el 22% de sus locales cerrados, pero que en estos diez años recuperó su perfil de avenida de la moda. “En 2004, empezaron a volver las grandes marcas y desde entonces hubo un pico de ocupación –cuenta José Clavería, presidente de la Asociación de Amigos de la Avenida Santa Fe–. Entre el 97% y el 98% de los 504 locales que hay entre Pueyrredón y Plaza San Martín siempre están ocupados . Están todas las grandes marcas, las mismas que en un shopping. Con la diferencia de que en la avenida tienen sus casas centrales y en los shoppings, sucursales”.

Hasta en la avenida Corrientes, que siempre se caracterizó por sus teatros y librerías, se abre paso la indumentaria. “Hace 20 años, era una avenida machista. Sólo había zapaterías de hombre y sastrerías. Después se fueron yendo. A medida que los alquileres en la calle Florida aumentaron y que, además, la peatonal fue ocupada por manteros, muchas marcas importantes llegaron a la avenida . Y ahora hay muchos locales de cadenas de ropa de mujer, como Orix o Normandie, o de bijouterie, como Isadora”, cuenta Liliana Munini, de la Asociación de Amigos de la Avenida Corrientes.

La indumentaria y el calzado, sin embargo, no son los rubros que más aumentaron. Hay casi un 25% más de negocios de muebles y electrodomésticos. Pero los que más se multiplicaron y que, a juzgar por su crecimiento, podrían aspirar a ser los “parripollos” del siglo XXI son los de bijou y accesorios y los bazares . En diez años, saltaron de 65 a 94, casi un 45% más. Igual, apenas alcanzan al 3,7% del total de los locales.

 

Comentarios

Ingresa tu comentario