Buenos Aires, 23/10/2017, edición Nº 1804

Villa Soldati, un paraíso para el depósito ilegal de escombros

Las montañas de escombros se acumulan principalmente en el barrio de Villa Soldati, pero no es esa la única zona de Capital donde pasa: por ejemplo, en las veredas del Estadio “Diego Armando Maradona” del club Argentino Juniors, en el barrio de La Paternal, ocurre algo similar,  aunque de menor envergadura. (Ciudad de Buenos Aires) Pasa en la avenida Varela, entre el 2200 y el 2700, justo frente al estadio...

Las montañas de escombros se acumulan principalmente en el barrio de Villa Soldati, pero no es esa la única zona de Capital donde pasa: por ejemplo, en las veredas del Estadio “Diego Armando Maradona” del club Argentino Juniors, en el barrio de La Paternal, ocurre algo similar,  aunque de menor envergadura.

Janner-Varela-Soldati-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) Pasa en la avenida Varela, entre el 2200 y el 2700, justo frente al estadio de San Lorenzo y a metros de la planta donde el Gobierno porteño recibe los escombros que tiran los volquetes. Pasa, también, en la calle Ana María Janer, entre el 2500 y el 2800. Y además en muchas cuadras de Riestra, Lafuente y Castañares. Los vecinos de Villa Soldati están otra vez viviendo en medio de montañas de escombros porque los camiones con volquetes ilegales están fuera de control y, pese al intento de la Ciudad por detenerlos, siguen arrojando todo tipo de desechos y restos de obras en plena calle. Desde el Ejecutivo admiten el problema de las empresas que trabajan sin pagar el canon para operar y que hay al menos 700 camiones truchos. Pero por ahora la suciedad y el temor a enfermedades hacen que transitar esas calles sea intolerable.

La situación tiene en alerta a todo el barrio. Sobre todo al grupo de “vecinos autoconvocados de Villa Soldati”, una organización que viene presentando quejas por los volquetes ilegales desde 2010.

“Vienen de noche y como no pueden entrar a la playa a descargar tiran todo en las veredas. Es una mugre, se llena de ratas, no se puede caminar, desvaloriza el barrio, es una situación insoportable para los que tenemos que pasar todos los días por acá. Si limpian de día vuelven a ensuciar todo de noche”, se quejó uno de los integrantes del grupo que promueve el reclamo en cada entidad oficial que sea posible y que pidió resguardar su nombre y apellido por temor a las represalias. “Acá nos conocemos todos. Yo vivo en este barrio de casas bajas, cerca de la zona de los campos de deportes que tienen varios clubes y colegios, y puedo hablar pero no quiero dar mi nombre porque saben de dónde viene la queja. Y tengo miedo”, explicó.

“Padecemos esto desde 2007. Se agudizó en 2008 y ahora ya es un hábito: vienen y descargan. O porque la planta está cerrada, o porque no quieren esperar. O simplemente porque otros lo hacen. Hicimos muchas denuncias a través de los sistemas de atención ciudadana del Gobierno porteño. Pero es imposible de controlar si no hay vigilancia permanente”, se quejó María, también integrante del grupo de “autoconvocados”.
Ese grupo, por ejemplo, sostie- ne que la empresa encargada de la recolección en esa zona no está obligada a levantar los escombros.

Y que en reuniones de la comisión de Higiene de la Comuna 8 se dijo que como es una zona poco urbanizada no hay personal suficiente para limpiar o barrer las calles. También se quejan de que hay luces rotas, que tienen reclamos por este tema desde 2011 y que en Riestra, por ejemplo, entre Lafuente y Mariano Acosta, hay postes inutilizados desde hace dos años. Como no hay luz, no funcionan las cámaras de seguridad y no se puede controlar o vigilar a los volqueteros ilegales. La zona es la misma que hace dos años sufrió la ocupación de veredas.

Así planteado, el problema de todos modos se agudiza y además abre otra polémica por la basura, en este caso la árida: según la Ciudad, muchos de los volquetes ilegales llegan de la Provincia. Y no son pocos: según denuncian, hay unos 700 camiones que entran a Capital para tirar escombros en Soldati. A diario. Y sin control.

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario