Buenos Aires, 24/10/2017, edición Nº 1805

El bar “Los 36 Billares” distingue a su gran estrella

La sala de juego fue bautizada “Osvaldo Berardi”, como el campeón mundial que la maneja desde hace casi dos décadas.

(PBA) Los 36 Billares le rindió tributo al campeón mundial de ese deporte tan complejo: Osvaldo Berardi. Y lo hizo bautizando su emblemática sala de juego precisamente con el nombre del “Maradona del billar”.

El miércoles, Berardi festejó su cumpleaños, presentó el libro Tallado en Marfil, de Luis Alberto Venosa, y recibió el merecido homenaje en la sala de la que se encarga hace 18 años.

“El billar representa al porteño, es un juego que siempre gustó acá, como el fútbol y las carreras. Ahora se está extendiendo al interior del país, porque hay un juego que se llama Cinco Quillas, que antes se jugaba con troneras y ahora en billar común”, contó Berardi, que comenzó a jugar a los 14 años.

En 1962 participó de su primer torneo en Europa y, cinco años más tarde, ganó el campeonato del mundo en Alemania justamente contra quien fuera uno de sus maestros, Jean Marty. También se quedó con 19 campeonatos sudamericanos y fue dos veces subcampeón del mundo. Hasta el mismísimo narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria lo mandó a buscar para que le hiciera una exhibición aunque, finalmente, “no pudimos coordinar, pero me pagaron igual”.

La sala de Los 36 Billares, que ahora lleva su propio nombre, es como su segunda casa. “Vengo todos los días. Me gusta ver jugar. Acá la juventud siempre está cuidada porque los grandes cuidan a los más jóvenes. Aquí no hay nada raro, tan es así que si jugás una partida con otra persona cuando terminás el mozo le cobra la mitad a cada uno. No se juega por plata, no hay nada de eso”, cierra, en diálogo con Clarín.

Comentarios

Ingresa tu comentario