Buenos Aires, 17/10/2017, edición Nº 1798

El bar de Parque Chacabuco, un negocio en el que nadie gana

Miguel Jurado aseguró en Clarín que se debe “aumentar la superficie verde, no disminuirla”.

(CABA) Poner bares en los parques es uno de esos típicos negocios en los que nadie gana. No va a ser una fuente de ingresos para la Comuna. La gente, que yo sepa, no anda haciendo manifestaciones porque faltan bares en el Parque 3 de Febrero y la idea de que tengan baños públicos es una responsabilidad de la Comuna. Hace 100 años ya existían.

Lo peor es que permitir una explotación comercial de cualquier tipo en un parque, aunque sea limitada, es abrirle la puerta a intervenciones mayores que en el futuro se podrán realizar con un simple cambio en la reglamentación.

¿Sabés lo que pasa? El que se quema con leche, ve una vaca y llora. Tantas medidas supuestamente “progresistas” terminaron siendo negocio para tan pocos que ya no creo en nada. La idea de los bares es muy linda si el metro cuadrado de verde de Buenos Aires no fuera una especie en extinción. Pienso en los bares, en las rejas, y se me hace que en un futuro me van a aplicar derecho de admisión o voy a tener que consumir una coca para patear la pelota con mis hijos. Estas cosas se sabe cómo empiezan pero no como terminan.

Como me decía hace exactamente un año el arquitecto Rodolfo Livingston, “es un disparate poner bares en las plazas aunque digan que en Europa y Estados Unidos ya existen. París o Nueva York tienen mucho más verde por habitante que Buenos Aires”. Nueva York rebosaba de verde con 23,1 m2 por persona, y París, como Santiago de Chile, arañan el límite establecido por la Organización Mundial de la Salud: 10 metros cuadrados por habitante. La ciudad con mayor cantidad de espacio verde por habitante es Curitiba, en Brasil, con 52 por cabeza. Buenos Aires se ahogaba con su 1,9 metro cuadrado de espacio vegetal por porteño.

Hay que pensar cómo aumentar la superficie verde, no como disminuirla.

parque chacabuco

Comentarios

Ingresa tu comentario