El Banco Provincia colocó bonos por primera vez en su historia

El Banco Provincia colocó bonos por primera vez en su historia

(PBA) El Banco Provincia (Bapro) debutó en el mercado de capitales. Por primera vez en su historia, emitió ayer obligaciones negociables -como se conocen en la jerga financiera a los bonos emitidos por empresas- a 18 meses y a 3 años de plazo y captó un total de 410 millones de pesos.

El banco estatal pagó una tasa Badlar (la que pagan en promedio los bancos privados por un plazo fijo a 30 días, que en estos días se ubica en 21,7% anual) más 2,5 puntos por sus títulos a 18 meses (lo que equivale hoy a una tasa del 24,2% anual), y Badlar más 3,5 puntos por sus bonos más largos. En los títulos cortos convalidó ofertas por $ 127 millones, mientras que $ 283 millones fueron al papel a 36 meses.

En el Bapro dicen que se buscó privilegiar el nivel de la tasa, más que absorber cantidad de pesos, debido a que la entidad no necesita fondeo, sino que la incursión en el mercado es más bien para ir construyendo un historial en la plaza bursátil para así poder emitir deuda en el momento en que sea necesario. “Tenemos 160.000 millones de pesos en depósitos, no necesitamos la plata”, afirmó Juan Curutchet, presidente del Bapro. “Pero estamos viendo que con los años los bancos van a haber diversificado su fondeo, y van a tener una mayor proporción de obligaciones negociables. No nos podemos despertar ese día. Estamos preparándonos”, dijo.

En sus 194 años, el banco nunca había emitido ningún bono. En los años 90, recuerdan en el mercado, había hecho una pequeña incursión colocando un papel de corto plazo, pero no había llegado nunca a colocar una obligación negociable (ON). “Es ir haciendo el primer paso para un mundo donde la intermediación financiera crezca. En unos meses volvemos a hacer otra emisión. Lo que queremos es que si el día de mañana el 5 o el 10% del fondeo de los bancos locales es a través del mercado de capitales, queremos estar ahí y no depender sólo de los depósitos del sector público o de las colocaciones atomizadas de la gente”, continuó Curutchet. “Creemos que va a ser un mercado bancario competitivo. Pero el que se duerme pierde”, sentenció.

Según las proyecciones que manejan consultoras privadas e incluso los propios bancos, el sistema financiero podría crecer al menos tres veces en tamaño en los próximos años, si realiza un recorrido similar al que los bancos de la región llevaron adelante en la última década.

S.C.