Buenos Aires, 18/10/2017, edición Nº 1799

El Banco Nacional de Datos Genéticos ya funciona en su nueva sede en Retiro

Sus laboratorios se mudaron desde el Hospital Durand a un edificio del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva en la calle Córdoba.

Por Lucía Álvarez

Cuando en 1987 se creó por ley el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) como organismo autónomo y autárquico, la genética forense era una especialización aún muy incipiente y no había experiencias similares en el mundo. En esos años, los hijos de desaparecidos eran menores de edad, los procedimientos manuales y los plazos para conocerse los resultados podían tardar hasta un año. Además, los pedidos llegaban solo por vía judicial, por un poder judicial todavía muy poco proclive a investigar delitos de lesa humanidad.

Casi treinta años más tarde, gracias al “índice de Abuelidad” se recuperaron 118 nietos y el BNDG cuenta con muestras de 365 grupos familiares, recibe cuatro presentaciones espontáneas por día y consigue resultados en un promedio que va de uno a tres meses. Ayer, además, se consiguió un nuevo logro: el traspaso efectivo de sus laboratorios y oficinas desde el Hospital Durand a una sede de la cartera del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva situado en la calle Córdoba de la Ciudad de Buenos Aires.

“Yo siempre digo que las Abuelas no deberían solo recibir el premio Nobel de la Paz, sino el Premio Nobel de Ciencia. Fue la tenacidad de ellas lo que permitió una bisagra en el desarrollo de la genética forense”, explicó la bióloga Mariana Herrera Piñero, designada directora del BNDG, en mayo de este año por concurso público, igual que su subdirector técnico, Walter Bozzo.

El traspaso se hizo en cumplimiento de la Ley 26.548 de 2009, que mantuvo la dependencia del Poder Ejecutivo, pero transfirió al Banco al ámbito del Ministerio de Ciencia. El objetivo del nuevo espacio es mejorar las condiciones de seguridad y control para así garantizar mejores resultados.

Banco Nacional de Datos Genéticos

Las instalaciones ocupan dos pisos del edificio situado en Córdoba 831, con unos 470 metros cuadrados, e implicó el diseño de oficinas y laboratorios construidos bajo estrictas normas de seguridad y con alto equipamiento técnico. El espacio se divide en un área de despachos, boxes y sector de planta libre para el personal administrativo; tres zonas de laboratorios, con el sector de toma de muestras, extracciones e investigación de los datos. También existe un espacio para freezers con muestras orgánicas y el equipamiento destinado al mantenimiento de las mismas. Finalmente, un sector fue especialmente reacondicionado para ubicar un archivo en papel.

En total, veinte personas trabajan con la información genética vinculada a la resolución de casos de lesa humanidad, que llegan a través de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadis) o de la Unidad especializada para casos de apropiación de niños durante el terrorismo de Estado, dirigida por Pablo Parenti. 

Nuevo software
La directora del BNDG informó que en 2016 concluirán el desarrollo de un software nacional, “Genis“, que superará al “Codice” usado por el FBI y que se conformará una red de búsqueda para familias que permita resolver con celeridad casos de chicos perdidos o víctimas de redes de trata.

La búsqueda en el resto del mundo
La directora del BNDG, la bióloga Mariana Herrera Piñero, participó de la apertura del nodo París de la Red por el Derecho a la Identidad, junto a Claudia Carlotto, titular de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi), y Leonardo Fosatti Ortega, el nieto número 81 recuperado por Abuelas, para promover la presentación voluntaria en el exterior a la de una muestra de sangre

En esos casos, la muestra de sangre se traslada después al BNDG a través de la Cancillería en unos papeles de filtro símil papel secante, que preservan la mancha.

Banco Nacional de Datos Genéticos3

 

Comentarios

Ingresa tu comentario