Buenos Aires, 20/09/2017, edición Nº 1771

El aumento del subte expulsó millones de pasajeros

Las políticas tarifarias del transporte porteño cambiaron las decisiones de los usuarios. Se usa más colectivo y menos subte. Los vagones de Metrovías transportan menos gente que el año pasado; los accesos a la ciudad tienen más actividad y los colectivos viajan más llenos. No hay caso: el bolsillo juega, y mucho, a la hora de decidir en qué se viaja. Desde que el jefe de gobierno de la ciudad...

Las políticas tarifarias del transporte porteño cambiaron las decisiones de los usuarios. Se usa más colectivo y menos subte.

Los vagones de Metrovías transportan menos gente que el año pasado; los accesos a la ciudad tienen más actividad y los colectivos viajan más llenos.

No hay caso: el bolsillo juega, y mucho, a la hora de decidir en qué se viaja. Desde que el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, decidió subir el boleto del subterráneo porteño de 1,10 a 2,50 pesos, los pasajeros no han dejado de disminuir.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en el tercer mes del año se bajaron de los vagones de Metrovías 14 de cada 100 pasajeros que viajaban en el mismo período del año anterior.

¿Todo se debe a que subió el boleto de subterráneos? “Seguramente tiene mucho que ver -explica una fuente que está muy cerca de la negociación que por estos días mantienen el gobierno nacional y el porteño por el traspaso del servicio-. Pero podría influir también que hay menos actividad económica.”

De acuerdo con los datos del Indec, desde enero a marzo del año pasado hubo 65,436 millones de pasajeros en el subterráneo porteño, mientras que en los primeros tres meses de este año la cifra se desplomó a 56,113 millones. ¿La diferencia? Nada menos que 9,3 millones de pasajeros que, si se lo multiplica por los $ 2,50 que hubiera tenido que pagar cada uno de los pasajeros, sumaría una recaudación perdida de 23.307.000 pesos.

Justamente éste es uno de los débitos que le adeudan a Metrovías que, por estos días, además de la merma en la recaudación, también vio cómo se le achicó el cheque de lo que se le deposita en subsidios. Según una fuente relacionada con el sistema de subterráneos, el gobierno nacional debía depositar mensualmente 30 millones de pesos que corresponde a la mitad de los subsidios que la empresa cobraba antes del fallido traspaso. Pero desde la Nación el cheque llega en dos partes. Unos 15 millones de pesos los puede disponer Metrovías para hacer frente a los gastos operativos, mientras que los 15 millones restantes quedan indisponibles en una cuenta con la que se financiarán futuras inversiones.

El resto, claro está, sale del aumento al boleto con el que se pretendía recaudar otros 30 millones. Pero la caída de los pasajeros y la imposibilidad de disponer del total de lo que financia la Nación ya hizo que Metrovías tenga una acreencia de cerca de 100 millones de pesos.

La tendencia a la baja de pasajeros se mostró en todos los meses del año. En enero de 2011 pagaban boletos 20,2 millones de pasajeros, mientras que el primer mes de este año fueron 16,89 millones. En febrero sucedió algo similar: los pasajes vendidos pasaron de 21 millones a 16,4 millones.

Aunque todas las líneas de subtes transportaron menos pasajeros, la que más disminución presentó fue el premetro. En marzo del año pasado este sistema llevó 84.000 personas, mientras que ese número cayó a 58.000 en el tercer mes de este año. La cifra, si se tiene en cuenta el acumulado del primer trimestre del año pasado y el de éste, se reduce 42 por ciento. En las otras líneas las caídas fueron parejas: 16% en la Línea A, 9,3% en la B; 18,4% en la C; 14,2% en la D; 15,6% en la línea E y 10,8% en la nueva H.

Dónde van esos pasajeros. Muchos, claro está, van

Comentarios

Ingresa tu comentario