Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

El Alberto, actor y… ¿Candidato porteño?

Colgó el saco blanco de los spots de campaña y las promesas de wi-fi gratis: Alberto Rodríguez Saá le dedica hoy su vida al arte. Aunque tampoco tanto, ya que a fines del año pasado, cambió su domicilio a la ciudad de Buenos Aires para posibilitar su habilitación como candidato porteño en las elecciones a senador de 2013. Hoy por la noche habitará la piel de Esteban y subirá al...

Colgó el saco blanco de los spots de campaña y las promesas de wi-fi gratis: Alberto Rodríguez Saá le dedica hoy su vida al arte. Aunque tampoco tanto, ya que a fines del año pasado, cambió su domicilio a la ciudad de Buenos Aires para posibilitar su habilitación como candidato porteño en las elecciones a senador de 2013.

20120414-170247.jpg

Hoy por la noche habitará la piel de Esteban y subirá al escenario como protagonista de El acompañamiento, una obra del dramaturgo Carlos Gorostiza, que debutará en un teatro de San Luis. Con entradas agotadas y aplausos garantizados.

El 2012 será un año semi sabático para el ex gobernador puntano. “Hay que esperar un tiempo hasta que aclare en el peronismo, a que baje la espuma”, dicen sus colaboradores de la política. Se ha reunido con los 10 diputados que le son fieles y otros tres senadores (incluyendo su hermano Adolfo) para mantener activa la estructura de su agrupación Compromiso Federal.

Los encuentros son en el Teatro Victorial de San Telmo, a la que llama su sede político-cultural, un espacio que compró y remodeló para eventos, muestras y shows, y al que en el primer piso recicló como vivienda ocasional.

Abogado, pintor, padre de tres hijos, y descendiente del cacique ranquel Painé, Alberto Rodríguez Saá disfruta de su excentricidad nata.

Más allá de sus supuestos diálogos con los habitantes del planeta Xilium, el ex gobernador de San Luis cree que tiene una oportunidad entre los porteños para conquistar otro territorio que no sea su provincia.

Sucede que en octubre pasado cosechó casi un 10 por ciento de los votos por arriba del radical Ricardo Alfonsín y muy cerca del peronista Eduardo Duhalde, todos candidatos a presidente. Su cálculo es que en una elección legislativa, los votos de los justicialistas no kirchneristas serán indefectiblemente suyos.

La realidad es que no es tan segura la factibilidad de que sea habilitado llegado el momento en el que decida postularse, ya que dependerá de la fecha de los comicios del año entrante, y de que la Justicia Electoral considere los dos años de residencia necesarios para ser candidato en la ciudad. Porque hizo el cambio a fines de 2011, y las cuentas, por apenas unos meses, no cierran.
En su entorno recuerdan los años en Villa Crespo, a donde vivió hasta recibirse de abogado en la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Hoy la matemática política no ocupa su concentración. Todo lo contrario.

Rodríguez Saá, junto a su novia, la ex modelo Delfina Frers, cocinó en el verano en su nuevo emprendimiento dedicado a la música y el teatro y los placeres gastronómicos, en lo que denominó el pueblo cultural Los Cedros, un espacio enclavado en medio de la naturaleza puntana de Villa Mercedes.

Hasta allí llegó el grupo TIM (Teatro Independiente de Mercedes) a presentar la obra de Gorostiza que, dicho sea de paso, es dirigida por su ex ministra de Desarrollo Social. Una noche un actor faltó, el ex gobernador pidió reemplazarlo, y así comenzó su carrera teatral.

“El Alberto” también volvió al diario familiar, La República, con editoriales y columnas firmadas con su seudónimo “El avispón verde”. Su sobrina Feliciana, hija de su hermano Adolfo, es la directora.
El ex gobernador planea relanzar este año otros dos periódicos, uno en Mercedes (La Voz del Sud) y otro en San Luis capital (La Opinión).

Su relación con el actual gobernador Claudio Poggi es excelente. Básicamente, porque el actual mandatario lo es gracias a la bendición de los Rodríguez Saá, y además porque durante años (desde 1991) trabajó como funcionario de los gobiernos sucesivos de los dos hermanos y fue diputados por el peronismo puntano.

“Poggi no es como el gobernador de Chubut Martín Buzzi, que traicionó a Mario Das Neves al otro día de asumir, él es leal”, aseguran los puntanos que esperan el chiflido de su jefe para volver a mover la maquinaria de campaña. Con nuevos spots, nuevas promesas y canciones para los porteños. Mientras, en la vida de “El Alberto” todo es arte, arte, arte.

Cronista

Comentarios

Ingresa tu comentario