Buenos Aires, 24/09/2017, edición Nº 1775

El 94% de los conductores no otorga la prioridad al peatón

La prioridad peatonal sigue siendo una asignatura pendiente en Buenos Aires. Un estudio de la Asociación Luchemos por la Vida sobre 1150 casos da cuenta que nadie respeta a las personas contra el poder de las máquinas de cuatro ruedas. Los peatones, los usuarios más vulnerables del sistema del tránsito, y que son todos los que caminan por la vía pública, se encuentran desprotegidos. Sin carrocería protectora, con tamaño pequeño...

La prioridad peatonal sigue siendo una asignatura pendiente en Buenos Aires. Un estudio de la Asociación Luchemos por la Vida sobre 1150 casos da cuenta que nadie respeta a las personas contra el poder de las máquinas de cuatro ruedas.

Los peatones, los usuarios más vulnerables del sistema del tránsito, y que son todos los que caminan por la vía pública, se encuentran desprotegidos. Sin carrocería protectora, con tamaño pequeño y poco visible, sufren graves lesiones en caso de atropello. Por eso, la legislación de tránsito argentina, en línea con la de los demás países, establece que los vehículos deben darle la prioridad a los peatones que cruzan correctamente la calzada por las esquinas o sendas peatonales, y con el semáforo a su favor donde lo hay.

Esto aumentaría notablemente la Seguridad Vial, reduciendo la morbi-mortalidad de los peatones.  Dicha prioridad se respeta muchísimo  en los países desarrollados, donde controlan y sancionan a los transgresores.

En Argentina, el 21 % de los muertos en el tránsito son peatones, porcentaje que se incrementa en las ciudades, como en  Buenos Aires, donde superan el 40% de las víctimas mortales. Por esta razón Luchemos por la Vida ha decidido investigar acerca de las causas de este flagelo, observando sistemáticamente el comportamiento de este grupo y su relación con el tránsito vehicular.

Luchemos por la Vida decidió medir en la Ciudad de Buenos Aires el otorgamiento de la prioridad peatonal, la cual, de acuerdo a los resultados obtenidos, es ignorada por la mayoría de los conductores. Esta situación explica el alto porcentaje de víctimas peatones y también el comportamiento riesgoso de estos últimos, que no encuentran incentivos para cruzar por las esquinas. Es de esperar que aumente la conciencia social y la responsabilidad de todos, a la vez que se controle y sancione a los transgresores, para evitar tantas muertes absurdas.

 

 

Comentarios

Ingresa tu comentario