Buenos Aires, 16/08/2017, edición Nº 2075

El 60% de los casos de infertilidad son femeninos

La mayoría de las disfunciones se puede revertir con un tratamiento adecuado Las enfermedades de transmisión sexual, entre las causas más comunes de infertilidad. Seis de cada diez casos de infertilidad corresponden a problemas femeninos, aunque en la mayoría se puede revertir con un tratamiento adecuado, reveló hoy un informe difundido por el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires. En cuanto al 40 por ciento de disyunciones...

La mayoría de las disfunciones se puede revertir con un tratamiento adecuado Las enfermedades de transmisión sexual, entre las causas más comunes de infertilidad.

Seis de cada diez casos de infertilidad corresponden a problemas femeninos, aunque en la mayoría se puede revertir con un tratamiento adecuado, reveló hoy un informe difundido por el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.

En cuanto al 40 por ciento de disyunciones masculinas, el comunicado de la cartera provincial precisó que “varicocele, enfermedades de transmisión sexual y azoospermia figuran entre las causas más comunes de infertilidad, y que esta situación además produce un ôimpacto psicológico intenso” en los hombres.

“Un análisis de los casos asistidos en hospitales provinciales donde se implementa la Ley de Fertilización asistida, mostró que en cuatro de cada diez parejas con dificultad para lograr un embarazo, la infertilidad tiene origen en el varón”, aseveró Salud.

“De las 800 consultas mensuales que se reciben en los hospitales San Martín de La Plata, Penna de Bahía Blanca, Güemes de Haedo, Eva Perón de San Martín, Argentina Diego de Azul y Alende de Mar del Plata, unas 320 responden a factores masculinos como varicocele, infecciones de la vía seminal y azoospermia. Esta última, una de las más difíciles de tratar, es la ausencia de espermatozoides en el eyaculado”, se añadió.

El ministro de Salud, Alejandro Collia, indicó que “si bien en el 30 por ciento de los casos se desconoce el origen del problema, las causas más comunes se dan por varicocele, que es la formación de várices en los testículos, por enfermedades infecciosas como las paperas y otras de transmisión sexual, los trastornos hormonales, la exposición a altas temperaturas y las alteraciones genéticas”.

“Para diagnosticar la infertilidad masculina estamos efectuando estudios de diagnóstico de última generación, como el llamado test de Tunel, que permite observar si el ADN de los espermatozoides está fragmentado y efectuar una selección de los más aptos a fin de realizar un tratamiento de fertilización de alta complejidad”, comentó el ministro de Salud provincial durante su paso por la Feria del Libro. Allí llegó para acompañar a la periodista Marisa Brel, quien presentó su segundo libro, “Un hijo, un sueño”, sobre su experiencia personal en materia de fertilización asistida.

Problemas

Ausencia de espermatozoides: La azoospermia es causa del 3 por ciento de los casos de infertilidad masculina y se caracteriza por la ausencia de espermatozoides en el eyaculado.

“Esto puede ocurrir porque la persona no produce espermatozoides, porque el testículo no recibe el estímulo hormonal para desarrollarlos o porque los conductos de salida están obstruidos, entonces los espermatozoides quedan retenidos en el testículo”, explicó Tarducci.

La especialista dijo que en la mayoría de los casos existen posibilidades de intervención que permiten a los hombres con azoospermia solucionar su problema. “Se pueden emplear tratamientos hormonales, recanalizar los conductos cuando hay obstrucción o bien intervenir el testículo para buscar allí los espermatozoides, extraerlos, seleccionar el mejor y luego utilizarlos en un tratamiento de alta complejidad”, dijo Tarducci.

En casi el 60 por ciento de estos casos se encuentran espermatozoides suficientes para realizar un tratamiento llamado ICSI (Inyección Intracitoplasmática de un espermatozoide), que consiste en efectuar la selección del espermatozoide considerado más apto para luego inyectarlo en el óvulo mediante un procedimiento que se efectúa en el laboratorio. Al cabo de unos días, si se logra la fertilización, el preembrión se implantará en el útero de la mujer.

Varicocele: Según explicó el andrólogo Eduardo Carrozza, también del hospital provincial San Martín, el varicocele -que impide el correcto flujo sanguíneo hacia los testículos-, “es la principal causa de infertilidad en el varón al abarcar el 15 por ciento de los afectados”.

Muchas veces el cuadro pasa desapercibido pero, en algunos casos, contó el especialista, “se manifiesta con dolor o hinchazón en uno de los testículos”. La buena noticia, agregó, es que se trata de un trastorno que mayormente puede revertirse con una intervención quirúrgica.

En tanto, las infecciones de la vía seminal, que suelen contraerse por relaciones sexuales sin protección, también son causa frecuente de infertilidad masculina. En estos casos, explicó, “la solución suele encontrarse con tratamiento farmacológico”.

La infertilidad masculina tiene además un impacto psicológico muy intenso en el varón, que suele convivir con el mito de que este tipo de enfermedades pone en cuestión su hombría.

Sin embargo, agregaron los expertos, “hoy existe una batería de posibilidades de efectuar un diagnóstico preciso y un tratamiento oportuno que revierta la imposibilidad de lograr un embarazo”. Y concluyeron que a los avances científicos ahora se le suma “la vigencia de la ley de fertilización asistida en la provincia de Buenos Aires, que no solo permite el acceso gratuito a los tratamientos en hospitales públicos sino que además obliga a las obras sociales y prepagas a cubrirlos”.

Hasta el momento, en hospitales provinciales se lograron 17 nacimientos y 70 embarazos mediante tratamientos de fertilización asistida..

Comentarios

Ingresa tu comentario