Buenos Aires, 20/11/2017, edición Nº 1832

El 27 de agosto vuelve Peter Capusotto y sus videos

El programa se emitirá nuevamente por Canal 7. Su última temporada al aire había sido en el año 2010. (Buenos Aires) Parece que el multipremiado y festejado ciclo “Peter Capusotto y sus videos”?vuelve a las andadas.  Así se lo revelaron su guionista Pedro Saborido y su protagonista Diego Capusotto. Según cuentan en la entrevista mencionada, en los próximos días, el equipo de ?Peter Capusotto y sus videos? entrará a grabar...

El programa se emitirá nuevamente por Canal 7. Su última temporada al aire había sido en el año 2010.

(Buenos Aires) Parece que el multipremiado y festejado ciclo “Peter Capusotto y sus videos”?vuelve a las andadas.  Así se lo revelaron su guionista Pedro Saborido y su protagonista Diego Capusotto.

Según cuentan en la entrevista mencionada, en los próximos días, el equipo de ?Peter Capusotto y sus videos? entrará a grabar la séptima temporada del ciclo que se emitirá nuevamente por Canal 7 La TV Pública. La fecha estimada para el estreno sería el 27 de agosto.

Capusotto y Saborido revelaron que en este nuevo envío, además de algunos de los clásicos infaltables, habrá nuevos personajes, entre los que se encuentran ?Pepito?: un niño de 6 años que tiene un amigo invisible que se hace llamar Gordo Vivencia. Y lo curioso del caso es que el ex seguridad del célebre dúo musical Vivencia (mediados de los ?70 a principios de los ?80) se corporiza en el mundo real y comete todo tipo de tropelías. La cosa se complica cuando se le ?va la mano? en un apriete al profesor de gimnasia.

Dios, el contestador: agobiado por la demanda crónica del tema “Sólo le pido a Dios”?, de León Gieco, la máxima autoridad celestial decide ejercer su legítimo derecho a réplica. ?Sólo le pido a León? funciona como una esmerada diatriba en la que reclama que la humanidad se haga cargo del libre albedrío. Y Cacho Macaulayculkin: Cacho era un tipo inteligente al que le gustaba hacer chistes pavos. Para que no lo tomaran por tonto ideó coronar la gracia con una onomatopeya. ¿Cómo está el mar? Como siempre, al lado de la playa. ¡Cuac!?. Esta costumbre lo terminó depositando en una granja para adictos a las muletillas televisivas

Comentarios

Ingresa tu comentario