Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

El 0800 del PRO para denunciar a La Cámpora ya recibió “3.000 llamados”

El Gobierno porteño aseguró que apelará el fallo judicial que prohibe el uso de la línea gratuita para denunciar la presencia en escuelas de agrupaciones kirchneristas. (Ciudad de Buenos Aires) La línea 0-800 abierta por el gobierno porteño para denunciar presuntas actividades políticas en las escuelas del distrito, desactivada judicialmente, fue defendida ayer por el jefe de Gabinete macrista, Horacio Rodríguez Larreta. “En las dos semanas que funcionó el teléfono,...

El Gobierno porteño aseguró que apelará el fallo judicial que prohibe el uso de la línea gratuita para denunciar la presencia en escuelas de agrupaciones kirchneristas.

jorge-garayalde-parabuenosaires.com

(Ciudad de Buenos Aires) La línea 0-800 abierta por el gobierno porteño para denunciar presuntas actividades políticas en las escuelas del distrito, desactivada judicialmente, fue defendida ayer por el jefe de Gabinete macrista, Horacio Rodríguez Larreta.

“En las dos semanas que funcionó el teléfono, hubo tres mil llamados. No quiere decir que cada uno tenga razón en lo que se denuncia, pero hubo tres mil llamados… algo hay. Docentes que dan mensajes políticos, de todo”, expresó para, seguidamente, aclarar que la medida tomada por la Elena Liberatori –limitar su funcionamiento a denuncias de tipo penal– será apelada.

“Lo más grave de todo es cuando la presidenta (Cristina Fernández) sale a defender que se use la escuela para hacer política. En vez de decir que es un error, que está mal,… separar las cosas”, agregó. Rodríguez Larreta, además, defendió la posibilidad de instalar el voto optativo para jóvenes de 16 a 18 años. “No me parece mal. Lo digo a título personal; no es la posición de Pro”, señaló.

“Igualmente, una cosa es que los jóvenes participen y otra que se hagan actos políticos en la escuela con chiquitos de ocho años”, redondeó.
Más: como rechazo a la separación de seis maestros que montaron una parodia sobre el intendente Mauricio Macri y su ministro de Educación, Esteban

Bullrich, sindicatos del sector cumplieron ayer un paro de veinticuatro horas.

La protesta, según fuentes gremiales, tuvo un acatamiento cercano al 80%, aunque el gobierno capitalino relativizó sus alcances: circunscribió la adhesión a no más del 40% en las escuelas públicas y calificó de inexistente la repercusión dentro del ámbito privado.

Para Bullrich sólo se plegaron UTE-CTERA y ADEMyS, dos de las diecisiete organizaciones que se atribuyen representatividad.

Comentarios

Ingresa tu comentario