Buenos Aires, 23/08/2017, edición Nº 2082

Editoriales independientes harán una mega presentación de libros en el Bar La Paz

La editorial Eloisa Cartonera convocó a Paisanita editora y Milena Caserola para hacer una presentación en el verano porteño. Tocarán Pablo Ramos y Los analfabetos.

(CABA) La editorial Eloisa Cartonera convocó a dos editoriales independientes para hacer una mega presentación de libros en el verano porteño. Los libros de Eloisa Cartonera se caracterizan por sus tapas únicas, con pinturas colorinches y a mano que el propio Washington Cucurto hace con sus compañeros de la cooperativa. Para esta ocasión convocaron a Paisanita editora, a cargo de la joven editora Gabriela Luzzi, que se caracteriza por publicar escritores argentinos y en desarrollo, enmarcado dentro de la nueva literatura. Milena Caserola, característica editorial independiente, sigue innovando con los contenidos, formatos y autores, construyendo un catálogo tan ecléctico como homogéneo en lo que hace a una literatura que no puede encontrarse en otros lados, más que en su catálogo.

Los libros que van a presentarse son La edad del pavo, de Fabian Casas, Monte quemado, de Fernanda Broussais, Una manera de decir adiós, de Pablo Ramos, Bolita japonesa, de Marcelo Caruso, por Eloisa Cartonera siendo fieles a su política de libros baratos, con precios rondan los 40 pesos.

Paisanita editora presenta Procesos técnicos de Ariel Bermani, Hay gente que no sabe lo que hace, Alejandra Zina.

Milena Caserola presenta Música de cámara, de Cristian Ton y Los mutantes, de Facu Soto.

La cita es el viernes es 13 de enero, a las 19 hs, en el Bar La Paz, Montevideo 421, esquina Corrientes. Tocarán Pablo Ramos y Los analfabetos, gratis.

Facu Soto: “El enojo es un sentimiento prisionero que esclaviza”

Facu Soto es psicólogo, periodista y escritor. Colabora para el suplemento Soy de Pagina 12, la revisits Ararat de Venezuela, y Gay + Art de España, entre otros medios. Es un prolífico escritor que saca más de tres libros por año. Entre ellos Juego de chicos, Editorial Conejos, Taller literario, Blatt & Rios, El olor de tu remera, Eloisa Cartonera, Electricidad, Vox.

¿Cómo surgió la idea de escribir Los mutantes?

Cuando Mariano Blatt me convocó para escribir en su editorial, De Parado, me arengue y escribí dos libros, que publicó enseguida, uno de descarga gratuita a modo promocional y el otro que se vendía. Ahora, como esto del ebook es algo nuevo y las formas del marketing van cambiando, el editor decidió que es. Más conveniente que sean todos los libros de su catálogo de descarga gratuita y que cada uno aporte lo que pueda o considere. Como esos libros tienen visibilidad en todo el mundo, hay gente con otra cultura y otro poder adquisitivo que, si le gusto el libro pone buenos euros. Espero que llegue esa forma de ver y apoyar el arte acá. Y en esa época empecé a escribir Los mutantes. Después lo deje, se lo pase a mi amigo Cucurto, que nunca lo leyó y ahora lo retome. Me sorprendí y se lo pase a Matías Reck, el editor, que se copo y me pido que las ilustraciones sean a color. Toda una apuesta y una inversión en arte por parte de Matías, un tipo que apuesta permanentemente a la innovación, lo raro y lo nuevo.

Ya venias trabajando con María Ibarra, la ilustradora…
Claro. Porque consideró que el arte, o unía disciplina del arte se enriquece con otras. Eso de escribir solo y solo publicar no me va. Yo intacto con distintos tipos de persona todo el tiempo, y todas son válidas porque todos tenemos algo que aportar o dar al otro. Todos, en un punto, somos lindos. Obviamente uno va a tener más afinidades con un tipo de personas que con otro, pero eso es otro tema. Por las presentaciones me gusta leer y que un DJ haga sonidos, que un artista plástico como Cristina Coll haga pinturas en vivo, etc. Ahora estoy trabajando con Daniel Perrotta en un libro de comic que la rompe. Y con María Ibarra, que es genial, hicimos un montón es de cosas…. Incluso el libro objeto, que viene en una caja que parece una hamburguesa El brillo de tus brackets. Hace poco terminamos otro proyecto, una idea suya, y ya estamos con otro. Somos una máquina de producir cosas… Es que yo, por lo menos, estoy permanentemente inspirado. Todo me dispara algo. Tengo ideas casi todo el tiempo, muchos cuadernos y libretas con cosas para desarrollar…. No concibo el arte como algo cuadrado donde la literatura no dialogue con otras disciplinas. Cuando uno va al teatro o al cine ahí ve todas las artes integradas, música, fotográfica, actuación, literatura, montaje, vestuario, danza en algunos casos… No sé porque todavía somos tan limitados…

¿De dónde viene toda esta creatividad?
No se. A decir verdad, un poco tiene que ver con mi desatención. A veces me cuelgo y dejó de prestar atención y ahí se me ocurren cosas, pensamientos que transformó en ideas. También con mi formación. A los 16 años iba al Parakutural. Flasheaba con Tortonese y Urdapilleta, me acuerdo de esa obra Mamita querida. La vi un montón de veces, Alfredo Caseros delirando en círculos de 10 personas, hablando sin parar. Lecturas de Breat Easton Ellis y Bukowski en el colegio secundario. Después iba a los ensayos de Don Cornelio y la zona, en Floresta, antes de que sacaran el segundo disco. Ahí, mirando y escuchando también aprendí mucho. Por eso creo que mi literatura tiene mucho de otras artes, en su estructura compositiva. Hice teatro. Y sobre todo tener experiencia de vida. Me encanta quedarme un par de días en casa, leyendo, leyendo y mirando alguna peli, escribiendo y tomando jugo de naranja con zanahoria, porque no suelo tomar alcohol ni drogas, me parece muy hippie eso. Y después me encanta salir y conectar en la calle con todo el mundo, jugar al fútbol me permite eso también. Hablar con chicos que son gerente s de recursos humanos y con pibes que trabajan de cualquier cosa. Por ejemplo en Burguer King. Me encanta escucharlos y que me cuenten cosas….

Y después de ahí sacas material para tus libros…
Si, también. Pero no lo hago con esa intención. Me gusta verlos. Escucharlos. El otro día estaba en una quinta, en Spegazini, y un amigo contaba cuando hizo el servicio militar durante 3 años en Israel. Después me dijo, vas a escribir sobre esto, ¿no? No, le dije, porque no estaba escuchando para captar y llevarme información. Solo las cosas que puedo transformar en arte, o en algo parecido, son las que capturo, y deformo, por supuesto….

Contamos un poco sobre Los mutantes.
Bueno, es una nouvelle, o sea, una novela corta o un cuento largo. Después que lo escribí y lo trabaje lo pensé un poco y ahora puedo decir que, sobre todo es para adolescentes raros, y por definición ser adolescente es ser raro y adolecer, ser carente de algo. Y también pienso que todos seguimos teniendo un parte muy adolescente…. Es una narración simple, muy pop, sensible pero no sensiblera. De un chico que vive con la mama y el hermano, que lava el auto en la puerta de su casa, tiene mucha masculinidad y virilidad, y ve pasar a un chico que viene de jugar al fútbol. Se hacen amigos. Se desean pero no se tocan. El tema del deseo es algo que siempre, o casi siempre, aparece en mis textos. Todos tenemos una formación bisexual en la cabeza, bueno acá aparecen de forma explícitas esas fantasías que por otra parte son bien masculinas. Hay, en el medio, una recta de cocina. Una situación con el hermano y la novia. El protagonista también tiene novia. Tatuajes. Lo de mutantes no te lo voy a revelar….las ilustraciones son geniales, a dos colores, muy sensibles y estéticamente armónicas. Las ves y ya sentís esa proximidad de los personajes que los incorporaras a tu vida como si fuesen tus amigos, de hecho el libro podríamos decir, habla del tema de la amistad y se ofrece para que sean, también, tus amigos.

Maravilloso, Facu. Estaremos ahí en la presentación el viernes. Una vez rompiste una notebook en escena, otra te pudiste luces de Navidad en el cuerpo. ¿Con que nos vas a sorprender este viernes? que por otra parte también va a estar Fabian Casas, Pablo Ramos, gente que influyeron en tu literatura.
Sorpresa. Sorpresa. Algo voy a hacer. Ir a escuchar a alguien que lee y no hace nada, no da. Una vez John Cage dijo que, en la medida que uno se expone al público para leer ya está haciendo una puesta. En caso una puesta minimalista, en el mejor de los casos, o no pensada, no producida. Yo prefiero elegir, pensar, hacer algo interesante. Algo que te de alegría en cuanto a la imagen y que te deje pensando. Cuando leí en La Boca, con una máscara plateada, diciendo que era un alienigena estuve todo el día observando todo desde afuera, como si fuese un extraterrestre y dije mi conclusión, de lo que había visto.

¿Y qué dijiste?
Que las pero decisiones se toman cuando uno está enojado. Que mi posición era no al enojo. Que el enojo era un sentimiento prisionero que los transformaba en esclavos. NR

Foto Facu Soto con el editor Matías Reck
Foto de Aldana Subpoesia
Reportaje Pablo Rubin

 

Comentarios

Ingresa tu comentario