Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Echegaray teme ir preso por el Caso Ciccone

“Pero es que vamos a ir presos”, se sinceró el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, cuando la presidenta Cristina Kirchner lo llamó para reclamarle que no había salido como debía en apoyo a su número dos, Amado Boudou, durante su conferencia de prensa. “Ricardo, no lo defendiste muy bien a Amado”, le recriminó la Presidenta, minutos después de concluido su encuentro con los periodistas...

“Pero es que vamos a ir presos”, se sinceró el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, cuando la presidenta Cristina Kirchner lo llamó para reclamarle que no había salido como debía en apoyo a su número dos, Amado Boudou, durante su conferencia de prensa. “Ricardo, no lo defendiste muy bien a Amado”, le recriminó la Presidenta, minutos después de concluido su encuentro con los periodistas en la sede de la AFIP, el 9 de marzo pasado, y transmitida en directo por varios canales de televisión y radios.

Cruzados-Ricardo-Echegaray-Boudou-Ciccone-parabuenosaires.com

(Ciudad de Buenos Aires) La confesión de Echegaray está narrada en el libro Amado. La verdadera historia de Boudou, del periodista de la revista Noticias, Federico Mayol, y abarcó no sólo el rol del titular de la AFIP para forzar la caída de la ex Ciccone y su resurrección con el presunto testaferro de Boudou, Alejandro Vandenbroele, sino también el de varios de sus colaboradores.

Antes de la irrupción de Vandenbroele, un estrechísimo colaborador de Echegaray, Fernando Villaverde, negoció con los Ciccone junto a otro marplatense, Rodolfo Usuna, quien también conoce a Boudou desde hace décadas. Así lo expuso el gremialista Víctor Pirillo, quien colaboraba entonces con Héctor y Nicolás Ciccone en sus desesperados intentos de conservar la imprenta en sus manos.

Para entonces, según reconstruyó Mayol, Boudou ya había protagonizado un furibundo cortocircuito con el hijo de la Presidenta, Máximo Kirchner. “Desde aquel momento, y mucho más a partir del escándalo vinculado con la ex Ciccone, la suerte del marplatense pende de un hilo. Esa suerte también esta ligada a su relación con [Jorge] Brito”, el presidente del Banco Macro, al que los diplomáticos norteamericanos habían definido como “el banquero de [Néstor] Kirchner”, según consta en un cable del 22 de julio de 2009 de la embajada en Buenos Aires revelado por WikiLeaks

 

Comentarios

Ingresa tu comentario