Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Echegaray quiso achicar la brecha pero impulsó otra suba del blue

El aumento de la retención de AFIP por pagos con tarjeta en moneda extranjera y paquetes turísticos en pesos provocó en la city que el dólar libre trepara, en el día de hoy, a $8,48.             (Ciudad de Buenos Aires) El precio del dólar blue volvió a dispararse ayer, hasta negociarse desde 8,25 a 8,30 pesos, según las cuevas de la city porteña. La brecha entre...

El aumento de la retención de AFIP por pagos con tarjeta en moneda extranjera y paquetes turísticos en pesos provocó en la city que el dólar libre trepara, en el día de hoy, a $8,48.

 Echegaray_Ricardo-parabuenosaires

 

 

 

 

 

(Ciudad de Buenos Aires) El precio del dólar blue volvió a dispararse ayer, hasta negociarse desde 8,25 a 8,30 pesos, según las cuevas de la city porteña.

La brecha entre la cotización oficial, que se mantuvo en 5,10 pesos, y el paralelo se amplió a más de 61 por ciento, como reacción al intento de la AFIP de achicar la brecha mediante una suba indirecta del “dólar imposible” que cotiza en las pizarras oficiales pero nadie puedo conseguir.

El aumento del 15 al 20 por ciento del pago a cuenta que cobra la AFIP sobre el consumo con tarjetas en el exterior y la aplicación de esa retención a la compra de paquetes turísticos y pasajes en pesos es una retención implementada para achicar la brecha entre la cotización del dólar blue y el formal.  

Sin embargo, la medida sólo logró que la diferencia de precios aún sea mayor, aún cuando finalizó el verano, época de mayor consumo en turismo. 

Así fue que los cambistas consultados coincidieron en que el dólar blue es un segmento en el que operan escasos jugadores, debido a las dificultades que están encontrando las cuevas para conseguir la moneda extranjera con que luego trocar en la city. Esto se debe a que los que tienen divisas no se desprenden de éstas con facilidad, más que a un mayor control por parte de la AFIP. Esto lleva a que muchas cuevas no abran o lo hagan sólo hasta el mediodía, cuando se les acaba el stock de moneda extranjera. En contraposición, la demanda se mantiene sostenida, y con la inminencia del fin de semana particularmente largo –que invita a quienes pueden a aprovecharlo con un viaje al exterior– se intensificaron los pedidos. En las agencias señalaron a este diario que las ventas previamente autorizadas por la AFIP se realizan con normalidad, sin interrupciones con el sistema.

De todos modos, el aumento en la retención de la AFIP y la extensión en su cobro a toda operación vinculada con viajes al exterior tuvo su correlato en las pocas operaciones realizadas ayer. “Para atesorar, estos precios son una locura. Sólo se puede entender para quien ya tiene pactado un viaje y prefiere ir con efectivo, ya que la brecha respecto de la cotización resultante por el pago con tarjeta se redujo algunos puntos al pasar la retención de 15 al 20 por ciento”, señaló un operador de comercio exterior. Si bien las operaciones se cursan con fluidez, los montos aprobados en muchos casos son insuficientes y quienes ya pidieron para las vacaciones encuentran problemas para cursar la solicitud para una nueva escapada.

En las agencias de turismo, la medida de la AFIP también implicó un revuelo. “Todavía hay mucho desorden en la administración, porque tenemos que ver cuál es el tratamiento de este pago a cuenta que se da a quienes dejaron una seña o viajan en unos meses”, explicó a este diario el titular de un mayorista de viajes.

Las operaciones mayoristas –de más de un millón de dólares–finalizaron con una leve suba en la cotización, que se ubicó en 5,097, a sólo tres milésimas del precio minorista en pizarra. Tal como viene sucediendo desde que comenzó marzo, el Central alterna entre ventas y compras en el segmento mayorista y brinda cobertura a los bancos con venta de futuros. El saldo de la rueda de ayer fue una compra neta de 17 millones de dólares, que alcanzó para equilibrar un mercado con escasa operaciones. Se negociaron apenas 240 millones de dólares, menos de una cuarta de una rueda habitual.

En el mercado de futuros el contrato de dólar a fin de este mes se pactó a 5,11 pesos. Los volúmenes en este mercado evidenciaron escasos negocios a futuro en plazos superiores a abril. Tras concluir la rueda bursátil, el stock de reservas se ubicó en 41.100 millones de dólares, con una caída de 135 millones, resultante del pago que realizó la autoridad monetaria a organismos de crédito, según informó en un comunicado.

En las pizarras, el promedio fue de 5,10 pesos por dólar, aunque algunos bancos pidieron uno o dos centavos más. El euro, la segunda moneda demandada para viajes, cotizó a 6,71 pesos. En el paralelo el promedio para el dólar en las cuevas fue de 8,27 pesos, mientras que los arbolitos pedían 20 centavos más y las operaciones de contado con liquidación se resolvieron a 8,37 pesos. El euro, que también tiene su color azul, llegó a 10,64 pesos.

P/12

Comentarios

Ingresa tu comentario