Buenos Aires, 25/11/2017, edición Nº 1837

Durán Barba se ríe de las alianzas de Massa y le aconseja a Macri ir solo

El consultor dice que la gente “rechaza los liderazgos actuales” y sugiere “candidatos propios y desconocidos”. (CABA) Dicen que Jaime Durán Barba estaba poco menos que exultante cuando le contaron que Sergio Massa firmaba su romance con Gerardo Morales con una foto pública en Jujuy, lo que suponía -lo que supone- una estocada para la ambición de Mauricio Macri de cerrar acuerdos con la UCR. “Mejor, mejor. A nosotros nos...

El consultor dice que la gente “rechaza los liderazgos actuales” y sugiere “candidatos propios y desconocidos”.

Jaime-duran-barba-parabuenosaires.com

(CABA) Dicen que Jaime Durán Barba estaba poco menos que exultante cuando le contaron que Sergio Massa firmaba su romance con Gerardo Morales con una foto pública en Jujuy, lo que suponía -lo que supone- una estocada para la ambición de Mauricio Macri de cerrar acuerdos con la UCR. “Mejor, mejor. A nosotros nos conviene”, repetía el gurú estrella del PRO en los últimos días, en los que compartió almuerzos con funcionarios y operadores del macrismo y pequeñas reuniones a solas con distintos dirigentes. No pudo convencer a todos, pero lo intentó: “Ocho de cada diez personas se sienten frustradas por los liderazgos actuales y rechazan esas prácticas. Generan desconfianza, son la antigua política. Si algo yo no le aconsejaría nunca Mauricio sería que diera una conferencia para anunciar una alianza”.

Durán Barba recomendó que Macri vaya solo a las presidenciales que viene, sin coaliciones: “Las alianzas no van a hacer daño. Pongamos desconocidos, no importa. Es mejor tener desconocidos que viejos conocidos”. La figura, para él, es Macri. Macri y la gestión.

La estrategia fue blanqueada primero en conversaciones reservadas y luego lo deslizó en un almuerzo, el martes, en Bolívar 1. Estaban Maria Eugenia Vidal, Marcos Peña, Horacio Rodríguez Larreta, Gabriela Michetti, Cristian Ritondo, Diego Santilli, Patricia Bullrich, Emilio Monzó, Humberto Schiavoni, Francisco Cabrera y Federico Pinedo. Según Clarín, el nuevo designio del hombre al que Macri le concedió desde el concurso del “salto del bache” en el comienzo de la relación hasta la decisión de bajarse de la pelea presidencial en 2011 para ir por la reelección en la Ciudad (“imposible ganarle a una viuda”, le dijo entonces) no fue la mejor noticia para quienes recorren pueblo por pueblo para tejer acuerdos en las provincias. “Si esto es así, yo no tengo más nada que hacer: me voy a casa”, rezongó más tarde uno de los armadores del proyecto Macri-Presidente.

Comentarios

Ingresa tu comentario