Buenos Aires, 20/09/2017, edición Nº 1771

Dr. House pasea, trabaja y disfruta en la ciudad de Buenos Aires

Hugh Laurie, protagonista de la serie más taquillera de los últimos años, visitó el cementerio de Recoleta, bailó tango y disfrutó de la gastronomía local. Tras haber finalizado House M.D, el actor británico presentó su faceta musical, al presentarse con banda de blues en el Luna Park. A no ser por el séquito de guardaespaldas que lo siguieron a sol y sombra, Hugh Laurie podría haber pasado desapercibido como un turista...

Hugh Laurie, protagonista de la serie más taquillera de los últimos años, visitó el cementerio de Recoleta, bailó tango y disfrutó de la gastronomía local. Tras haber finalizado House M.D, el actor británico presentó su faceta musical, al presentarse con banda de blues en el Luna Park.

A no ser por el séquito de guardaespaldas que lo siguieron a sol y sombra, Hugh Laurie podría haber pasado desapercibido como un turista más que visita nuestro país. Pero no. Distendido, muchas veces en zapatillas, sin subir a su cuenta de twitter ningún comentario, sencillamente, por que no tiene Twitter, el actor que se hizo famoso por protagonizar Dr. House, está de visita en Buenos Aires.

Llegó a mitad de esta semana para presentarse en el Luna Park, en el marco de la gira de su disco de blues debut, Let Them Talk. “Quiero estar unos días de vacaciones antes de los shows”, manifestó el músico y actor apenas llegó el miércoles por la mañana. Del aeropuerto se dirigió a un hotel céntrico, donde se hospedó junto a su mujer, Joanne Green.

Dicho y hecho: después del mediodía, Laurie y su esposa visitaron el cementerio de Recoleta. Pese a los pocos grados que hizo, estuvieron una hora dando vueltas muy interesados en la arquitectura del lugar y, por supuesto, en la tumba de Evita que fueron a ver al final del recorrido.

De regreso al hotel, Laurie se quedó puertas adentro. No pidió nada extravagante y casi no salió de su habitación donde se quedó escuchando una colección de discos de tango. “El productor del show le regaló 100 años 100 tangos, una caja de cds en forma de bandoneón. Le encantó, estaba enloquecido”, contó a PERFIL alguien de su comitiva.

El jueves antes del mediodía, Laurie recibió la visita de Eduardo de La Puente y de su amigo, Roberto Pettinato. Ambos periodistas fueron al hotel para hacerle las dos únicas entrevistas que dio. Cerca de las 13, enfiló para el barrio de la Boca, para almorzar en el clásico bodegón El Obrero. Allí, Laurie y su mujer no se privaron de nada: eligieron unas rabas de entrada, tortilla española, ojo de bife y de postre, flan con dulce. Antes de irse, y siempre flaqueado por un grupo celoso de guardaespaldas, Laurie se sacó fotos con los mozos del lugar.

Por la noche, “House” volvió a salir. Esta vez se dirigió a la parrilla de San Telmo La Brigada y lo hizo junto a un grupo de 20 personas, entre los que se encontraban músicos, productores, su hermano Charlie y, por su puesto, su mujer. Laurie probó un corte especial de carne que se corta a cuchara y tomó vino Rutini. Según contaron, al actor no paró de llamarle la atención las camisetas de fútbol colgadas en las paredes. Distendido, comentó algaunos detalles de su estilo de vida sencillo y austero. “No me dí cuenta del éxito de Dr House recién hasta bien avanzada la serie. ¿Ustedes saben lo que es grabar 14 horas e ir de casa al trabajo y del trabajo a la casa”, comentó entre risas haciéndole un guiño a su mujer ya en la sobremesa.

Antes de irse, Laurie no se pudo contener cuando se topó con una piano que había en el lugar e improvisó algunas melodías frente al resto de los comensales que lo despidieron con un aplauso. Después de la medianoche, algunos volvieron al hotel. Pero Laurie su hermano, Charlie, y varios músicos siguieron con planes de pasarla bien: se dirigieron a Bar Sur, ubicado a una cuadra de la parrilla. Allí disfrutaron de un show de tango hasta las 2 de la madrugada. “Cerramos la puertas para él, organizamos un baile e hicimos un brindis en su honor. Por aquí han pasado grandes celebridades, ninguno tuvo la humildad y simpleza de House”, contó emocionado el fundador del lugar. Laurie quedó tan encantado con Bar Sur (“Esto es lo que quería!”, dijo emocionado) que se llevó dos parejas de baile y una cantante para cerrar su show de ayer.

Mrs. House. Se sabe que detrás de todo gran hombre hay una gran mujer. Sin embargo, la grandilocuencia de Jo, (como la llaman) nada tiene que ver con la imagen. “Lo que me reí con esa señora”, dijo a PERFIL uno de los presentes en la noche del jueves en la parrilla. “Así como la ves, con su perfil bajo y su look totalmente sencillo, es una señora disparatada que no para de hacer chistes”, agregó el testigo sobre esta mujer que es lo menos parecido que hay a una esposa de una celebridad de Hollywood: no se pinta, ni lleva carteras de marca. Disfruta de una pasión que comparte con su marido: las motos.

Esta especie de señora de barrio, que fue en su momento directora de un teatro canadiense, conquistó a Laurie, algo que no pudo hacer la actriz Emma Thompson, quien fuera novia de “House” durante la época de universidad. Hugh se casó con Green a mediados de 1989 y tuvieron tres hijos: Charlie, de 24 años; Will de 20 y Rebbeca de 20.

La familia tiene fijada su residencia en el norte de Londres, aunque Laurie pasó varios temporadas en Los Angeles en el último tiempo, debido a las grabaciones de su última serie. En 2007, tras sufrir una depresión por estar lejos de su familia, Laurie hizo ir a Estados Unidos a los suyos para estar más cerca. Ahora, en su rol de músico, él no viaja a ningún lado sin la compañía de su mujer.

Show. Ayer la pareja casi no hizo actividades. Laurie se despertó más tarde y se quedó tranquilo en el hotel hasta las cinco de la tarde cuando llegó al Luna para hacer la prueba de sonido. “Será su primer show grande, está super emocionado con esta visita”, contaban ayer cerca suyo. A las 21 Laurie salió a escena. Fue un show a puro blues y lo cerró a puro tango, interpretando el clásico El choclo, junto a los bailarines y cantantes que conoció el jueves por la noche. Se espera que Laurie repita hoy el mismo espectáculo y mañana viaje a Rosario para dar un último recital. El lunes, el día de su cumpleaños, el “músico actor” pasará unas horas en nuestro país antes de partir rumbo a Chile, donde seguirá su gira.

Hombre completo: actor, músico y escritor

Hugh Laurie tiene una vida antes de hacer al conocido Doctor House. Comenzó su carrera durante los años ochenta en un comercial de Polaroid. Luego se diversificó como actor en varios papeles cómicos de series y al mismo tiempo en películas como Los amigos de Peter y Sentido y Sensibilidad.

Entre otras apariciones, se incluyen algunos papeles olvidados como por ejemplo en Spiceworld, la película del grupo musical Spice Girls. Pero este hombre no sólo actúa y hace música: también escribe. En 1996 fue publicado su primer libro The Gun Seller una novela de suspenso que llegó a ser Best Seller. Actualmente, se encuentra preparando su segunda libro: The Paper Soldier.

En 1998 comenzó a hacerse más conocido luego de hacer una aparición en la polular serie Friends. Desde 2004 protagoniza en televisión, la serie que lo hizo más popular: House M.D, un drama en el que encarna a un médico irónico y que no muestra sus sentimientos. La serie, que terminó este año en su octava temporada, fue un éxito total y cosechó dos Globos de Oro al mejor actor de serie dramática.

House produjo dos quiebres en su vida. Por un lado, se transformó en uno de los actores mejores pagos del mundo: cobra unos 800.000 dólares por episodio. Y por otro, le permitió lanzarse como músico y editar su primer disco de Blues, el mismo que está presentando estos días en Argentina. ¿Algo más? Sí, es fanático de la pintura.

Diario Perfil (Edición impresa)

Comentarios

Ingresa tu comentario