Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Dos represores condenados de la Dictadura se fugaron de Palermo

El ex mayor Jorge Olivera y el ex teniente primero Gustavo De Marchi escaparon ayer cuando iban a ser atendidos en el Hospital Militar Central del barrio de Palermo. (CABA) Dos represores que cumplían distintas condenas por delitos de lesa humanidad en la provincia de San Juan escaparon ayer cuando iban a ser atendidos en el Hospital Militar Central, en el barrio porteño de Palermo. Por el hecho, la Justicia...

El ex mayor Jorge Olivera y el ex teniente primero Gustavo De Marchi escaparon ayer cuando iban a ser atendidos en el Hospital Militar Central del barrio de Palermo.

hospital militar central palermo fuga

(CABA) Dos represores que cumplían distintas condenas por delitos de lesa humanidad en la provincia de San Juan escaparon ayer cuando iban a ser atendidos en el Hospital Militar Central, en el barrio porteño de Palermo. Por el hecho, la Justicia ya ordenó su captura y se les prohibió la salida del país. También se inició una investigación interna en el Servicio Penitenciario Federal, a cargo del traslado de los condenados desde la provincia cuyana a la Capital Federal.
El ex mayor Jorge Olivera y el ex teniente primero Gustavo De Marchi, que cumplían cadena perpetua y 25 años de prisión, respectivamente, están prófugos desde ayer. Ambos represores habrían escapado cuando eran atendidos en el Hospital Militar Central, situado sobre la calle Luis María Campo, luego de pedir ser asistidos en la Capital por problemas médicos.
El Ministerio de Justicia, que conduce Julio Alak, ya le ordenó al director Nacional del Servicio Penitenciario Federal “el pase a disponibilidad de oficiales y agentes penitenciarios responsables de la división traslados y seguridad”, según un comunicado oficial consignado por las agencias Télam y DyN.
El comunicado oficial apunta que los represores requirieron ser atendidos en especialidades como “psiquiatría, kinesiología y dermatología”. Como en el hospital de San Juan no había especialistas para tratar las molestias, pidieron ser atendidos en Buenos Aires. Su traslado corrió por cuenta del Servicio Penitenciario Móvil que depende del Ministerio de Seguridad, según se precisó en el Juzgado Federal N°2.

Comentarios

Ingresa tu comentario