Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

Dos niños internados por otro incendio en un taller clandestino

En diez días tres talleres textiles se incendiaron en los barrios de Flores, Floresta y Lugano. Por éste último, dos niños están intoxicados y con quemaduras.

(CABA) Tres talleres textiles se incendiaron en sólo diez días en los barrios porteños de Flores, Floresta y Lugano, y por el siniestro de éste último, sucedido el miércoles pasado, dos niños están intoxicados y con quemaduras, informaron los bomberos que los rescataron.

Por lo siniestros, legisladores de distintos partidos opositores al PRO preparan un pedido de informes conjunto para elevar a la Agencia Gubernamental de Control del gobierno porteño.

Los niños afectados son Sebastián Quispe, de 11 meses -quien tuvo quemaduras en el 40 por ciento de su cuerpo- y su hermana Belén, de tres años, que pudo salir por sus propios medios del lugar y sufrió una intoxicación que la dejó en terapia intensiva hasta el viernes pasado, informaron integrantes de la organización La Alameda, un espacio conocido por sus denuncias contra los talleres textiles de la ciudad de Buenos Aires.

El incendio de Villa Lugano, según informó un integrante de los bomberos de Cuartel 10 de ese barrio, se registró el pasado miércoles 23 de julio en una vivienda de la calle Madariaga 6411, “donde funcionaba un taller textil”.

“Los bomberos rescataron en esa oportunidad al nene de casi un año mientras que la nena de tres salió por sus propios medios de una pieza ubicada en el fondo de la propiedad, donde vivían los costureros”, relató Lucas Schaerer, vocero de La Alameda.

“El nene sigue muy comprometido, en terapia intensiva, aunque ahora está afectado en un 8 por ciento por las quemaduras. Y la nena, que tuvo una fuerte intoxicación, está en terapia intermedia junto a su mamá, fuera de peligro”, detalló.

En el lapso de diez días, “tres talleres textiles de la ciudad de Buenos Aires se incendiaron: el día del balotaje se prendió fuego un taller textil en la calle Aranguren 3980, en Floresta, donde los vecinos denunciaron que escucharon los gritos de las familias pidiendo auxilio; en tanto, el 7 de julio se había incendiado otro, en Yerbal 3514, de Flores”, precisó el vocero.

“La casa de Villa Lugano se encuentra con una faja de clausura y la Gendarmería custodiando el lugar”, aseguró Schaerer, que informó que 11 legisladores del Frente para la Victoria, PSA, Coalición Cívica y UCR ya firmaron un pedido de informes al área del gobierno porteño que tiene que responder por esto.

El pedido alcanza al taller textil de Páez 2796, esquina Terrada, en Flores, que el 27 de abril pasado se quemó y provocó la muerte de los hermanos Rolando y Rodrigo Mur, dos nenes de 7 y 5 años que iban asiduamente al local y que ese día se quedaron a dormir con sus padres, costureros, porque no había clases por las elecciones en la ciudad de Buenos Aires.

Gabriela Carpinetti, la abogada que representa a la familia de Rolando y Rodrigo, dijo a Télam que “la semana próxima es probable que se termine de recolectar la prueba para lograr la declaración indagatoria del empresario coreano del taller de la calle Páez”.

“La Justicia avanza con dificultad porque no tiene costumbre de perseguir delitos complejos y manejarse con víctimas de trata, como son las familias sometidas a servidumbre o esclavizadas en estos talleres”, estimó la abogada de la querella de la causa que investiga el incendio de Flores.

El grupo de costureros que trabajaban en ese lugar, dijo Carpinetti, “hoy siguen en la actividad pero asociados a un cooperativa registrada legalmente”.

“Probar el vínculo de explotación laboral no es fácil. Seguimos trabajando con el programa del Ministerio de Justicia de la Nación en el rescate de víctimas y denunciamos al gobierno porteño por su responsabilidad en estos hechos”, completó.

taller clandestino 0

Fuente: Télam

Comentarios

Ingresa tu comentario