Dos hombres llevaban a cinco nenas sin documentos y ocultas en un...

Dos hombres llevaban a cinco nenas sin documentos y ocultas en un trailer hacia Pompeya

(CABA) Dos hombres que viajaban a bordo de una camioneta utilitaria Partner negra, que remolcaba un pequeño trailer -donde transportaban varios animalitos- fueron detenidos, en la madrugada del lunes, por efectivos del estratégico control que sobre la ruta nacional 34 tiene el Escuadrón 54 de Gendarmería Nacional en la localidad de Aguaray, en la provincia de Salta.

Dentro del utilitario viajaban 7 nenas -todas menores de edad- que, en ese primer momento, carecían de documentos personales. Los dos hombres mayores y una mujer -esposa del chofer- no pudieron acreditar ante los gendarmes, que las nenas fueran sus hijas, a pesar de que insistentemente dijeron que todos residían en la provincia de Buenos Aires y que ya estaban de regreso de un viaje que la familia había realizado a Bolivia.

El procedimiento, que causó verdadera sorpresa, se produjo a las 4 de la madrugada del lunes, según confirmaron fuentes de Gendarmería Nacional.

El vehículo con los 10 ocupantes -según fuentes de la fuerza- habría ingresado en territorio argentino por alguno de los tantos pasos no habilitados entre la frontera de Argentina con Bolivia, supuestamente para evitar los controles migratorios en el paso internacional Salvador Mazza- Pocitos.

Al transitar por la ruta nacional 34 -a 20 kilómetros de la FRONTERA- fueron detenidos por personal del Escuadrón 54.

Al no poder acreditar, a esa hora de la noche, suficientemente que el chofer y su esposa fueran los padres de las siete nenas, que tienen entre 4 y 17 años, ellas fueron puestas a disposición de la jueza de Menores con jurisdicción en el norte de la provincia. La magistrada, mientras avanzaba la investigación, ordenó que las trasladaran al hogar de niños en tránsito Nueva Esperanza, de la localidad salteña de Profesor Salvador Mazza.

Las 10 personas viajaban en una camioneta utilitaria dominio HTT 660. Al momento de ser interrogados por el personal apostado en el control de Aguaray manifestaron que habían estado de visita en Bolivia y que ya regresaban a Pompeya, en la ciudad de Buenos Aires, donde residen. Ese populoso barrio porteño es conocido por la existencia de numerosos talleres textiles clandestinos.

El chofer y su esposa pudieron demostrar que son los padres de las dos nenas más chicas. No pudieron hacer lo mismo con las otras cinco de 17, 14, 10, 8 y 7 años. Presentaron papeles para que el juez federal de Orán, Gustavo Montoya, resultan claramente insuficientes.

Un dato llamativo es que el segundo hombre no tenía documentos. Extraoficialmente se indicó que él fue expulsado por Migraciones a su país de origen (Bolivia), por no contar con radicación legal en la Argentina. También habría formado parte de una banda delictiva que se habría dedicado a la trata de personas.

Además de la falta de documentación de identidad de las niñas, el viaje en sí llamó la atención de los gendarmes y de la Justicia Federal.

En el trailer que era tirado por al utilitario viajaban las cinco chicas de entre 7 y 17 años, tapadas con una lona. Cuando los gendarmes retiraron el cobertor, vieron que a las chicas las “acompañaban” en el carrito, una cabra, un mono y cuatro perros.

“Este es un caso que nunca se nos presentó”, dijo una fuente de la Gendarmería. “En los años que llevo en la fuerza es la primera vez que veo una situación tan inverosímil: cinco personas menores de edad transportadas sin documentación y a la vista de todos. Esto supera los estándares de razonabilidad”, añadió.
La causa judicial

Los tres adultos están libres, pero con una causa abierta, por ahora, como infracción a la ley de identidad. Es un delito leve que, en principio, no justificaba el arresto, según una fuente judicial.

Sin embargo, a medida que más detalles surgían de la investigación, se abrió la posibilidad de que los tres sean acusados del delito de supresión de identidad por retener u ocultar a menores, que tiene una pena que va de 3 a 10 años de prisión; o del delito de supresión y detención de menores que prevé una pena de 5 a 15 años de prisión.

Hoy los tres deberán declarar ante el juez federal de Orán, Gustavo Montoya.

S.C.