Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

Donato De Santis: “El béisbol me sacó de la calle”

Antes de ser cocinero, el jurado de MasterChef jugaba al béisbol en Italia natal.

(CABA) Donato De Santis es una cara famosa para la mayoría del público por su participación en MasterChef, pero detrás del personaje hay una intensa historia ligada a la espiritualdiad y el deporte. Sobre este lado B del célebre gastronómico habló el periodista Juan Abraham para el diario Clarín.

De Santis contó que tuvo una juventud de “poesía en el sur de Italia”: “Recuerdo que empecé a escribir un montón de cosas. Escribía en todos lados: las paredes, servilletas, cuadernos. Más que poemas eran pensamientos. Me encantaba jugar con las palabras. Ahí yo tenía carta libre, dejaba fluir mis pensamientos”.

Recuerda a su vez que “eran años particulares en el mundo, momentos duros”: “En Italia vivíamos la época del plomo. Estaba en Milán, y se disparaba mucho. Yo estoy vivo gracias a un factor curioso: me dediqué al béisbol”.

Era difícil realmente sobrevivir. Había mucha heroína, estupefaciente, ácidos. El deporte me salvó de la calle. La mayor parte de mis amigos están muertos. O los mataron, se mataron o se enfermaron. El SIDA galopaba fuerte. No eran calles tranquilas. El béisbol me sacó de la calle, la cocina del país”, reconoció el cocinero.

Fuimos con un amigo a una escuela de gastronomía a inscribirnos. Nos hicieron hacer un minitour. Estaban los chef que pasaban con el gorro, tipo Christophe (Krywonis, su compañero de MasterChef), con la panzota así. Había humo, cocinas enormes, cacerolas de aluminio grandotas, aromas. Quedamos fascinados. No era una escuela con libros, era una escuela práctica en la que se hacían cosas”, recordó.

Desde entonces  fue un cocinero todo terreno, pero reconoce que con MasterChef ganó “mucha exposición nacional y en países limítrofes”; “Heredamos un formato que es éxito en todo el mundo, pero había que mantener las expectativas. Siempre hay alguien que te critica. Y está bien. Antes tomaba más el subte y el bondi, ahora menos. Pero es lindo. Para mí es natural y hermoso vivirlo. Está bueno que la gente me dice: “¿Vos sos Donato?”. Eso me humaniza mucho”.

donato de santis

Comentarios

Ingresa tu comentario