Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

Dolina vuelve al barrio de Flores con Cartas Marcadas

En “Cartas marcadas”, Alejandro Dolina construye un relato que avanza en sombras, con episodios que funcionan como destellos de luz, donde los hombres sensibles -protagonistas de sus libros anteriores-, se cruzan con nuevos personajes y situaciones, bajo una extraña niebla que cubre las calles del barrio de Flores. En una historia -recién publicada por Planeta- que reafirma el estilo del escritor y músico, pero que se impone con más oscuridad...

En “Cartas marcadas”, Alejandro Dolina construye un relato que avanza en sombras, con episodios que funcionan como destellos de luz, donde los hombres sensibles -protagonistas de sus libros anteriores-, se cruzan con nuevos personajes y situaciones, bajo una extraña niebla que cubre las calles del barrio de Flores.

En una historia -recién publicada por Planeta- que reafirma el estilo del escritor y músico, pero que se impone con más oscuridad “se habla con frecuencia del `Libro de los 10.000 Sabios` o `Libro de Raziel` -advierten en el comienzo unos editores imaginados por el autor-.

“Al principio de nuestro trabajo dimos en sospechar que tal libro no existía y que su fortaleza residía precisamente en la imposibilidad de someterlo a cualquier refutación”, escriben.

Y continúan: “Según los escritos, Raziel, el más temible de los arcángeles, es el autor del `Sefer Raziel HaMalach`. Allí está anotado todo el conocimiento celestial y terrestre. Se dice que Raziel estaba cerca del trono de Dios y escuchaba todo lo que allí se decía”.

Y se preguntan: “¿Es este libro el que buscan los personajes de nuestro relato? Tal vez no. O tal vez el libro original ha sido sepultado por una nueva sabiduría sobreviniente y cruel que tiende al palimpsesto y que no vacila en escribir signos toscos sobre antiguas delicadezas filigranadas”.

Esos personajes que deambulan por el barrio de Flores, bajo la cerrazón de una neblina verdosa, son Manuel Mandeb, el ruso Salzman, el músico Ives Castagnino y el poeta Jorge Allen, protagonistas de las “Crónicas del ángel gris” y también de algunos relatos de “El libro del fantasma” y “El bar del infierno”.

Pero hay nuevos personajes, como Marco Ferenzky, un viejo que dice ser mago y alquimista, “discípulo de Michael Maier, Jacob Bohème, Alistair Crowley y Cátulo Castillo”, dueño de El Satori, un lánguido cabaret de la calle Artigas, centro de acción de otros personajes.

Entre ellos deambulan el mozo Silvano Mansilla, Nadine Stéfano, el verdulero Lamensa, Marta, Mirtha y Mabel Bevilacqua, el ciego Fineo, el canillita Luciano, las mellizas Garcerón, el pintor Lucio Cantini, el cafiolo Vidalita y Héctor Scarpa.

La novela, armada a modo de una baraja francesa -con dos mazos de 52 naipes, más dos comodines por mazo-, tiene 108 capítulos.

Por el libro se entrecruzan personajes confundidos por una niebla alucinatoria donde se pasean muertos, se hacen reales las pesadillas, y donde el relato, entre lo urbano y lo mitológico, se ve boicoteado por tachaduras, episodios falsos y otros ataques de los Conspiradores, una suerte de secta que quiere degradar el libro sagrado que buscan los protagonistas.

“El libro que Raziel entregó a Adán -indica la introducción- explica los secretos del ser humano, las claves de la astrología, el significado de los planetas en el sistema solar y su influencia sobre la tierra. También enseña a aprovechar la energía que se encuentra en el cuarto mundo espiritual”.

Alejandro Dolina es escritor y músico. Es autor de los libros de relatos “Crónicas del Ángel Gris” (1988); “El libro del Fantasma” (1999) y “Bar del Infierno” (2006).

También es autor de “Radiocine” (2002), una recopilación de historias musicales escritas para radio. Además, es creador y conductor del programa radial “La venganza será terrible”, con más de 20 años en el aire.

“Cartas marcadas” es su primera novela y fue presentada hace días en la Feria del Libro.

Comentarios

Ingresa tu comentario