Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Dólar: viajeros porteños apuran la compra de pasajes al exterior

Un ticket de avión a Barcelona se consigue por menos de $ 7.000, con el recargo de la AFIP incluido, pero si luego se descuenta por ganancias o bienes personales, se paga menos de $ 6.000. Para quien tiene dólares y los cambia en el blue, el pasaje de ida y vuelta a España no le sale ni siquiera u$s 600. Por temor a que cambien las ventajosas condiciones del...

Un ticket de avión a Barcelona se consigue por menos de $ 7.000, con el recargo de la AFIP incluido, pero si luego se descuenta por ganancias o bienes personales, se paga menos de $ 6.000. Para quien tiene dólares y los cambia en el blue, el pasaje de ida y vuelta a España no le sale ni siquiera u$s 600. Por temor a que cambien las ventajosas condiciones del tipo de cambio, los viajeros adelantan la compra de pasajes y parquees turísticos.

playas-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) Quien tiene en su billetera dólares puede hacer estragos. Los cambia en el blue a $ 10 y viaja a donde quiera por muy pocos billetes: una semana en el Caribe, con aéreo y pensión completa, le sale $ 7.642, o sea, menos de u$s 800, con el recargo de la AFIP incluido. O sea, si después se lo descuenta por ganancias o bienes personales, al final le terminará costando menos de u$s 700. Y con la ventaja de ir a un all inclusive, con lo cual el individuo no tendrá que afrontar ningún otro gasto adicional.

Con la brecha a casi el 100% entre el dólar oficial y el blue, muchos temen que el impuesto de la AFIP aumente del 20 al 40%, entonces se apuran en sacar pasajes antes de que llegue un incremento. Sin embargo, una alta fuente del organismo recaudador negó a El Cronista que vayan a modificar la reglamentación vigente.

No es para menos: un ticket a Barcelona se consigue por $ 6.844 con el recargo de la AFIP incluido, pero si luego se descuenta por ganancias o bienes personales, se paga menos de $ 6.000. Para quien tiene dólares y los cambia en el blue, el pasaje de ida y vuelta a España no le sale ni siquiera u$s 600. Con la ventaja de que se puede pagar en 12 cuotas sin interés, con lo cual la inflación termina licuando el precio y abaratando el valor final.

Estamos vendiendo como si estuviéramos en niveles de temporada alta. Incluso, muchos compran con tres meses de anticipación?, comenta Luis Zirolli, presidente de la Cámara de Cruceros. Un crucero de tres noches hacia Punta del Este, con todo incluido, sale $ 2.500. O sea, u$s 250 al tipo de cambio ilegal. Mientras uno de siete noches por Brasil cuesta $ 6.000. O sea, u$s 600, siempre con el recargo de la AFIP incluido.

Verónica Ferreyra, managing director de Interlatina.org, cuenta que por la brecha cambiaria aumentó la cantidad de estudiantes y jóvenes profesionales que se deciden por irse a hacer una pasantía de su especialidad a los Estados Unidos, aprovechando que los pasajes medidos en dólares están más baratos que nunca, y que hay mucha demanda para desempeñarse en marketing, sistemas, hotelería y turismo. ?Además de hacer experiencia en su profesión y de poder trabajar en otro país, que curricularmente suma mucho, ganan u$s 1.500 mensuales?, cuenta Ferreyra, que organiza este tipo de trainees.

El dólar pasaje también incrementó la demanda para quienes desean perfeccionar su inglés en el exterior. ?Hay distintos tipos de programas en los Estados Unidos, Inglaterra o Australia, que combinan el estudio del idioma con esquí o playa, con la ventaja de que se pagan al dólar oficial?, explica la directiva de Interlatina.org.

Hay que tener en cuenta que el recargo a los paquetes turísticos es del 20% del costo. Por lo tanto, en el caso de los pasajes, no incluye los impuestos ni la ganancia del operador, así que la alícuota termina siendo de sólo el 15%.

En el caso del seguro médico para el exterior, si lo vende directamente la aseguradora por el momento no lo alcanza el impuesto del 20%. Pero si lo comercializa una agencia sí, aunque ante consultas de El Cronista en varias agencias dijeron que no lo cobraban.

Esto es visto como un error de la resolución de la AFIP, por eso la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo lo planteó al organismo regulador para que lo resuelva, de manera que se unifique el criterio.

Lo que hay que tener en cuenta es que, en realidad, no cobran el 20%, sino la mitad, ya que el impuesto rige solamente por el costo que tiene el seguro y no por la ganancia de la agencia como intermediaria de la operación.

Es más, cuando El Cronista se comunicó con grandes agencias del mercado por este tema, en una de ellas le sugirieron que, si deseaba comprar un seguro médico, le convenía comunicarse directamente con la aseguradora, y hasta le dieron el número de teléfono. De este modo, se ahorraba pagar el recargo.

Claro que lo hicieron desde el centro de atención telefónica, donde no cobran comisión, ya que atienden reclamos. Y la aseguradora tiene relación con la agencia.

En cambio, este diario pudo constatar de primera mano el caso de una persona que al acercarse a comprar el seguro médico debió pagar la alícuota de la AFIP. ?Me dijeron que el sistema era así y que no había otra forma de hacerlo?, explicó. Ahora ya es tarde: tuvo que pagar de más y no hay modo de deshacer la operación.

Fuente: El Cronista Comercial

Comentarios

Ingresa tu comentario