Escuela de La Plata suspende las clases por reiterados hechos de violencia

Escuela de La Plata suspende las clases por reiterados hechos de violencia

(PBA) Docentes de la escuela Secundaria 45 del barrio Altos de San Lorenzo de la ciudad de La Plata decidieron “suspender las clases” hasta que se garantice la integridad de alumnos y profesores, luego de que ayer una preceptora sufriera un nuevo ataque mientras se hallaba en el establecimiento.

“Decidimos suspender las clases hasta que se garantice la integridad física de alumnos y profesores”, dijo a Télam Miriam Vera, directora del colegio quien esta mañana se encontraba junto con 15 docentes haciendo la denuncia del último ataque en la UFI 7 de la ciudad en donde funciona el Centro de Asistencia a la Víctima.

Vera advirtió sobre “el problema de la droga en nuestros adolescentes del barrio”, y explicó que “los hechos de violencia vienen sucediendo desde principio de año”.

“Hicimos todas las denuncias habidas y por haber en las respectivas comisarías pero lo de ayer fue tremendo porque agredieron a la preceptora con un cuchillo”, relató la autoridad educativa.

De acuerdo a la directora, el episodio se desencadenó cuando en horario de clases, una adolescente que no pertenece al alumnado quiso entrar a la escuela por la fuerza y ante la negativa de la preceptora la amenazó de muerte.

“La chica se alteró terriblemente, al punto que puso la pierna para evitar que cierren la puerta por completo y pateó a la docente. Ahí fue cuando comenzó a amenazarla de muerte, a gritarle que le iba a romper el auto -algo que los profesores padecen a diario- y a insultar a todos, hasta que se fue”, comentó.

Advirtió que en muchos casos se trata de ex alumnos, y “de chicas y chicos que están en situación de calle”. “Ya (la Secretaría de la) Niñez y Adolescencia están actuando porque hay mucha delincuencia”, lamentó.

El edificio de la Secundaria 45 es relativamente nuevo pero no cuenta con rejas, ni con portero eléctrico ni teléfono fijo. “Estamos muy desprotegidos”, añadió la docente.

Vera relacionó el aumento de la inseguridad en la zona con el cierre, el año pasado, de un Polideportivo Municipal que funcionaba “como contención” de los adolescentes al contar con un servicio local manejado por profesionales en los que se recibía a los jóvenes, o padres que sufrían alguna problemática en el territorio y los asistían también a partir de talleres, actividades o del deporte.

La directora detalló que la preceptora que ayer vivió la agresión está con licencia por estrés y subrayó que la decisión de cerrar las puertas del edificio fue consensuada con toda la comunidad de padres y el resto de los docentes: “Tenemos mucho acompañamiento de la comunidad de los padres pese al temor porque en este barrio cada vez que alguien denuncia hay represarías muy grandes”, dijo y fue categórica: “No vamos a dar clases hasta que tengamos una solución”.

“Esperamos que nos den las garantías en cuanto a la seguridad, aunque sea un patrullero mientras hay clases en los tres turnos”. Además, confirmó que “ya se le informó a las inspectores escolares y a la Jefatura Distrital que no están las condiciones dadas ni para que los alumnos vayan a la escuela”. NR

escuela-la-plata1