Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

Sencillos trucos para bajar unos kilos sin sufrir hambre

Qué comer en el desayuno, por qué hay que evitar los "picoteos" y cuántos litros de agua hay que tomar por día son algunas de las claves.

(CABA) Se indican cuatro comidas por día: desayuno, almuerzo, merienda y cena. Socialmente, la cena sí es la comida más importante. En ella se traducen los encuentros familiares y los de mayor distensión tras un día repleto de actividades. El momento de descanso empieza allí. “Muchas familias se reúnen sólo para realizar esta comida y hay que tomarla con mucha seriedad. Uno no puede irse a dormir sin comer, y menos cuando se está llevando a cabo un plan de alimentación saludable”, dijo la doctora María Natalia Di Lorenzo (MN 106.465), quien agregó que la cena hay que realizarla “sin televisión, celulares ni computadoras. Con todos esos objetos, no se registra lo que realmente se come y la saciedad llega tarde”.

Las cuatro comidas diarias resultan ser importantes si se piensa en la correcta manera de distribuir proporcionalmente, a lo largo de la jornada, las calorías y los nutrientes que el organismo necesita para mantener el orden metabólico, favoreciendo la asimilación de nutrientes necesarios para que el cuerpo lleve a cabo sus funciones correctamente y así asegurar un buen estado de salud, bienestar físico y emocional.

“El “orden” en la alimentación está basado en las cuatro comidas básicas del día que toda persona debería cumplir. Genera buenos hábitos alimentarios y nos convierte en los únicos responsables de las comidas que se ingieren”, explicó la Dra. Sandra Costa (MN: 1.199), nutricionista del Centro Médico Dr. Máximo Ravenna.

Lo que se come es tan importante como la responsabilidad que se adopte al afrontar una nueva forma de alimentación: “No se puede tomar a la comida como fuente de placer, aunque a uno le guste lo que está comiendo. Se debe tomar conciencia que el alimentarse es la forma de aportar los nutrientes que se necesitan para alcanzar el peso correcto y mantener un buen estado de salud”, dijo Costa. De ahí que el plan alimentario que se desarrolle debe ser completo, variado y balanceado, aportando todo tipo de alimentos, distribuidos correctamente en las cuatro comidas.

La distribución en estas cuatro comidas –principalmente- radica en que el proceso de la digestión se realiza, aproximadamente, en cuatro horas, entendiendo que ese es el espacio aproximado que se debe dejar entre cada comida. “Otro punto importante a tener en cuenta es que cumplir periódicamente cada momento de alimentación evitará sentir hambre y caer en los “picoteos” poco saludables”, aconsejó la nutricionista. A lo largo del tiempo, los comportamientos contrarios llevarán a un claro exceso de peso.

El ingerir menos de cuatro comidas diarias hará que se llegue a la próxima comida con más hambre y con ganas de comer en mayor volumen y con más rapidez. “Si no se come lento y se mastica bien se produce una mala digestión y así una incorrecta absorción de los nutrientes”, aclaró Costa.

Hay algunos casos especiales, o patologías, en las que estas cuatro comidas se las fracciona en seis comidas al día, porque se debe disminuir el volumen de cada una de ellas en dos porciones más pequeñas. Los ejemplos más comunes son las patologías gástricas o gastrointestinales, pero estas son situaciones especiales en las que debe intervenir un profesional.

desayuno frutas yog

12 consejos para bajar pocos kilos con trucos sencillos
La Dra. Liliana Grimberg (MN 978), nutricionista y coordinador del área de nutrición del Centro Médico Dr. Máximo Ravenna, elaboró una lista con 12 claves para que el descenso de peso se dé en forma gradual y sin sufrir hambre.

• Organizar con anticipación las comidas para no saltearse ninguna y comenzar con el “picoteo”.

• Se deben realizar cuatro comidas diarias.

• Comenzar el desayuno con frutas, yogur, quesos y licuados de fruta con leche.

• Ingerir un caldo diet o un vaso de agua antes de cada comida nos da gran saciedad.

• Incorporar colores a nuestra dieta con la inclusión de verduras y frutas enteras, frescas de temporada que nos aportan baja concentración calórica, fibra, vitaminas, minerales, y antioxidantes (son aquellas sustancias que previenen el envejecimiento precoz).

• En cuanto a las proteínas es conveniente seleccionar carnes magras, lácteos descremados, huevo y claras de huevo así se reduce la cantidad de grasas y calorías.

• Evitar los alimentos como dulces, miel, azúcares, snacks y golosinas (sobretodo harinas refinadas, productos de panadería y cereales no integrales, fundamentalmente por su poder adictivo).

• La hidratación no puede dejarse a un lado: el agua es esencial para que el organismo funcione adecuadamente.

• Debemos incorporar 3 a 4 litros de líquido en forma de agua, infusión,(te, café mate ) caldo , jugos Diet, aguas saborizadas, en menor proporción las gaseosas diet.

• Controlar la cantidad de bebidas colas y café que poseen cafeína que es un potente estimulante.

• Limitar el consumo de alcohol por el aporte de calorías.

• Buscar sabores agradables de sabor neutro no estimulantes de la papila gustativa, para no favorecer las ganas de seguir comiendo. NR

tomar agua1

Fuente: Infobae

 

Comentarios

Ingresa tu comentario