Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Diego Kravetz felicitó a la Policía que irrumpió en un comedor por “matar” a un supuesto delincuente

El secretario de Seguridad comentó elogiosamente en Facebook un “enfrentamiento” en el cual “un delincuente murió”. Denuncian que el baleado está vivo, es electricista e iba a trabajar.

(PBA) La Policía Local de Lanús, la misma que irrumpió a los tiros en el comedor comunitario Cartoneritos, de Villa Caraza, fue protagonista en el mes de febrero de otro hecho de violencia cuyo esclarecimiento fue solicitado a la Justicia por el abogado Daniel Stragá. El secretario de Seguridad de Lanús, Diego Kravetz, el mismo que defendió el operativo en el comedor lleno de niños comiendo, el jueves 23 de febrero comentó elogiosamente en su cuenta de Facebook un supuesto “enfrentamiento” en el cual, según dijo en forma textual: “Un delincuente murió y dos fueron detenidos”. El presunto fallecido fue identificado oficialmente como Sergio Figueroa, de 38 años. Stragá, defensor de Figueroa reveló que su representado “está vivo, herido de gravedad en el rostro sin que se le brindara la atención médica que requería”, a la vez que calificó de “totalmente falsa” la acusación que pesa sobre él.

Stragá sostuvo que “no sólo no hubo ningún muerto sino que el único detenido es Figueroa, a quien mantuvieron preso en Lanús, sin la debida atención médica”. El abogado tuvo que presentar dos hábeas corpus para lograr el traslado de Figueroa a la Unidad 22 del Servicio Penitenciario Bonaerense, en Lisandro Olmos, que funciona como hospital, para que “le saquen el proyectil que tiene alojado en el pómulo para que se pueda determinar quién le disparó y en qué circunstancias”.

Del informe oficial surge que la autora del disparo fue la oficial Andrea Fernández Di Santo, cuya actuación fue resaltada por el secretario de Seguridad de Lanús. La paradoja es que Fernández Di Santo “tiene denuncias por amenazas y violencia contra una mujer que es la nueva pareja del ex novio de la oficial”, puntualizó Stragá .

El abogado hizo una presentación ante la Unidad Fiscal número 13 de Lomas de Zamora, que intervino en el caso, para que investigue “qué fue lo que realmente sucedió”. Stragá reconoció que Figueroa “estuvo preso por robo y otros delitos, pero cumplió su pena y desde hace cinco años trabaja como electricista”. El jueves 23, por la mañana, “se dirigía a pie para realizar un trabajo, cuando se vio envuelto en un hecho en el que, si realmente ocurrió, no tenía nada que ver”.

Para fundamentar las dudas sobre la versión oficial, presentó fotocopias de la noticia publicada en las páginas web de los medios La Defensa Digital y ArribaLanús. También hizo referencia a lo dicho por el secretario de Seguridad Kravetz, en su muro de Facebook, confirmando, entre otras cosas, “la muerte” de Figueroa.

El viernes 24 de febrero, distintos medios de prensa locales informaron sobre un “enfrentamiento” entre policías locales y supuestos delincuentes. El titular del diario digital La Defensa decía: “Ayer la Local detuvo a 4 delincuentes. Uno resultó muerto”. Para fundamentar las dudas sobre la versión oficial, Stragá presentó fotocopias de la noticia publicada en las páginas web. Las publicaciones señalan la existencia de tres detenidos en el lugar de los hechos, incluyendo al “fallecido” Figueroa, y de una cuarta persona, con posterioridad, en el Hospital Narciso López de Lanús, donde fue asistido el supuesto muerto en forma ambulatoria, sin quedar internado a pesar de la gravedad de su herida.

En ese hospital fue detenida Beatriz, la mujer de Figueroa, quien había concurrido para preguntar sobre el estado de salud de su esposo. La detuvieron por una orden de captura que ya no tenía vigencia, de manera que a las pocas horas recuperó su libertad. “Los que nunca aparecieron ni aparecen en el expediente son los otros dos supuestos detenidos, lo que hace pensar que nunca existieron o que huyeron por ineficacia o complicidad de los policías que sólo hirieron a mi representado, que nada tenía que ver con los supuestos hechos”.

La información oficial, publicada en los dos medios, dice en forma textual que “tras un tiroteo, tres hombres quedaron detenidos, uno de ellos hospitalizado con una herida de bala”, según el comunicado transcripto por ArribaLanús. En la noticia difundida por La Defensa Digital, se afirmó que Figueroa había fallecido, y esto fue ratificado por el propio Kravetz, quien fue el director del blog noticiasurbanas.com.ar, en su cuenta de Facebook. Respecto de cómo se produjo “la muerte” de Figueroa, se dijo que todo comenzó con el supuesto robo de una camioneta Amarok, según los dichos del comisario Marcelo González, titular de la Policía Local.

Al ser “sorprendido” por la policía, Figueroa se baja del vehículo en Margarita Weild y Gaebeler, en Lanús Este, y luego “continúa la fuga a pie y cuando se encuentra frente a un patrullero”, en Gaebeler y Las Piedras, “la emprende a tiros contra la ley”. Al mismo tiempo otros “dos hombres disparan también a los agentes, y cuando ven que su fuego es repelido, fugan y son atrapados cuando se incrustan” con su auto, un Gold Trend, “contra el paredón del cementerio” de Lanús.

Las autoridades aseguraron que Figueroa llevaba una pistola 9 milímetros de la que se descartó “arrojándola sobre un tapial pintado con los colores de la camiseta de Lanús”. No se dice en qué momento “arrojó” el arma. Stragá recalcó que “lo único cierto es que, en las fotos publicadas, Figueroa aparece tirado boca abajo, en medio de un charco de sangre, sin arma alguna, porque no llevaba consigo ningún arma, estaba absolutamente desarmado”.

Tampoco se dio cuenta del estado del Gold Trend en el que supuestamente iban los dos presuntos detenidos. El informe policial sostuvo que fue de tal intensidad el tiroteo, que un oficial de apellido Chunguro “perdió el arma”, mientras que la oficial Andrea Fernández Di Santo “le disparó a aquellos individuos”. Figueroa fue el único que cayó al piso con una herida de bala en la mejilla izquierda.

En su escrito, Stragá señaló que al titular de la fiscalía 13 de Lomas de Zamora “no pueden escapárseles las contradicciones que envuelven al hecho en una bruma” que “hace perder todo tipo de credibilidad a la imputación” que todavía pesa sobre Figueroa. También cuestionó la actuación de un médico policial cuya firma en el expediente es ilegible y que aseguró que el imputado “está en condiciones de declarar” ante la Justicia. La médica Solange Masso, que asistió a Figueroa en el Hospital Narciso López, diagnosticó que tiene “lesiones de carácter grave”. El abogado denunció además “la falta absoluta de atención médica que se le brindara” y estimó que eso respondió “a la intencionalidad de dejarlo morir” para cerrar el caso sin investigarlo a fondo.

El abogado solicitó que sean llamados a prestar declaración testimonial el comisario de la Policía Local Marcelo González y el secretario de Seguridad de Lanús Diego Kravetz “porque o han mentido acerca de la detención” de otras dos personas presuntamente involucradas “o bien se les escaparon y deberán responder por ello”. Requirió, además, que se pida toda la información disponible a La Defensa Digital y a ArribaLanús. Por último solicitó que se llame a declarar a dos testigos que pueden certificar que Figueroa se encontraba yendo a realizar un trabajo como electricista y que sólo llevaba consigo herramientas de trabajo. NR


Fuente: Página12

Comentarios

Ingresa tu comentario