Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

Por la memoria colectiva: Día de las Películas Familiares en el Cine Cosmos-UBA

Es un encuentro abierto en el que se recuperan y proyectan archivos en formatos en desuso con el fin de preservar la memoria colectiva. (CABA) Cada vez más agrupaciones y asociaciones civiles convocan a guardar los archivos familiares en soportes sólidos, tangibles, gruesamente maximalistas. Y en la campaña buscan recuperar los que han quedado en formatos antiguos, y que ya no pueden proyectarse, compartirse ni estudiarse por desuso y carencia...

Es un encuentro abierto en el que se recuperan y proyectan archivos en formatos en desuso con el fin de preservar la memoria colectiva.

CineCosmos

(CABA) Cada vez más agrupaciones y asociaciones civiles convocan a guardar los archivos familiares en soportes sólidos, tangibles, gruesamente maximalistas. Y en la campaña buscan recuperar los que han quedado en formatos antiguos, y que ya no pueden proyectarse, compartirse ni estudiarse por desuso y carencia de dispositivos; dispositivos antiguos pero no vetustos: adecuados.

María Antonia Barbich, hija del diputado radical M. José Barbich bajo los gobiernos de Yrigoyen y de Alvear –que tras el golpe de 1930 emigró con su familia a Río de Janeiro–, fue una de las personas que tomaron nota de estas advertencias. Y con esas advertencias, cargando dos bolsas pesadas, abultadas, se bajó de un taxi al 2000 de la Avenida Corrientes y subió las escaleras del Cine Cosmos-UBA, pegado al Centro Cultural Rojas. María Antonia abrió las bolsas sólo para entregarlas a unos jóvenes: había tres rollos de películas, en formato 8 mm. “Son filmaciones que hizo mi padre en la década de 1930, antes de que yo naciera. Hace muchos años, tantos que no me atrevo a contarlos, que no puedo verlas, porque el viejo proyector se descompuso hace tiempo. Hoy podré verlas, gracias a estos chicos, por eso estoy tan emocionada.”

Las cintas se proyectaron el domingo en el Día de las Películas Familiares, evento que lleva siete años realizándose en la Argentina. Allí se vieron la estadía en Río de la familia Barbich, y sus viajes por Latinoamérica. Se trata, estas y otras, de miradas únicas, intransferibles, de acontecimiento que se suman a la historia de las imágenes, y que se observaron en formato 8, Super 8, 9, 9.5 y 16 milímetros, merced a proyectores antiguos como el Super 8.
La directora del Museo del Cine, Paula Félix Didier, impulsora de esta celebración, abrió el ciclo con estas palabras: “La idea surgió en Nueva York, y bajo el nombre de Home Movie Day. Es un evento que se replica en más de cincuenta capitales del planeta con la idea de rescatar esos archivos familiares; por eso, una vez al año convocamos a todos quienes quieran ver esos materiales porque acá hay expertos en preservación, que revisan las películas para conocer su estado, y muchos proyectores para poder proyectarlas y compartir el material con toda la audiencia en pantalla grande.” A su lado estaba Diego Trerotola, que integra otra asociación que promueve este día, la ONG creada el año pasado llamada Archivo General de Cine Amateur (ARCA), cuya intención es recuperar esos formatos para el mayor bien de la historia de la vida cotidiana de argentinos y argentinas. “Los pronósticos alarmantes se vienen cumpliendo con puntualidad. Una de las pocas cosas malas que tienen Internet y el conjunto de nuevas tecnologías es que hace que nos vengamos desprendiendo de todo lo que constituyó nuestra memoria familiar –contó Trerotola a Tiempo Argentino–, y hoy por hoy son cientos de miles de familias que dejaron de guardar en materiales sólidos como el papel para las fotos, o las cintas para los videos, y descansan ahora en formato digital, mayormente en los archivos que proveen las cuentas de e-mail. Pero el riesgo de este soporte inmaterial radica en que una vez cerradas esas casillas, los registros familiares desaparezcan para siempre.”

Pudieron verse muchas imágenes, de Buenos Aires en las primeras décadas del siglo XX, de familias paseando por el Rosedal porteño, o bebiendo en los patios del Hotel Provincial en Mar del Plata, o en el de Carrasco en las afueras de Montevideo, y aun viajes en auto a Punta del Este, como si fueran road-movies inconexas pero unidas por el fervor de registrar lo propio y lo ajeno. También hubo festejos familiares de las décadas del ’50 y ’60, donde las gentes van de un lugar a otro: bailan, corren, comen, beben mucho y ríen y sonríen mucho más. O un largo festejo que comienza de noche, sigue al mediodía y culmina antes de que anochezca con un juego de bochas. Y más, como el Congreso Eucarístico Internacional en Buenos Aires, en el año 1934, que contó con la presencia del Cardenal Pacceli, luego Papa Pio XII, y que fue “uno de los tres acontecimientos masivos antes del triunfo del peronismo”, como señaló en la sala, viendo el video, otro investigador, Diego Guerra. “Pensemos que fueron en 1933 el entierro de Yrigoyen, este Congreso y otro entierro, el de Gardel en 1935.”

Leandro Listorti, de ARCA, sostuvo: “Este es un encuentro que venimos realizando desde hace siete años, y es como que se arma en el momento, porque llegamos con nuestros proyectores, recibimos las películas en cualquiera de sus formatos, las revisamos para que estén, digamos, ‘proyectables’, y ahí las pasamos casi de inmediato.” Y siguió, casi sin descanso, proyectando esta vez el encuentro: “Entretanto, la gente nos va contando de qué trata lo que nos trae, como para que vayamos teniendo una idea. La idea pasa por concientizar acerca de la importancia que tiene este material. Que fue un poco olvidado, por más en los últimos años haya habido un rescate de todo lo registrado en la vida cotidiana. Porque se los consideraba, y se lo considera, poco importante.”

Nada tan importante como lo superfluo, al menos para la memoria y las historias: es lo que intentan demostrar las nuevas corrientes historiográficas al poner énfasis en la vida cotidiana, en los recuerdos, en las imágenes, pruebas que vuelven para resaltar la historia, el pasado, y que vuelven gozosas, inesperadamente.

Fuente consultada: Infonews

Comentarios

Ingresa tu comentario