Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

Devaluación: beneficia a los hoteles de tres a cinco estrellas

(CABA) La fuerte devaluación registrada durante enero pasado sirvió para mejorar la alicaída rentabilidad de los hoteles que operan en la Argentina, sobre todo los de categoría internacional, de tres a cinco estrellas. Sucede que las tarifas de estos hoteles se cotizan tradicionalmente en dólares. Por eso, ante la devaluación de enero, mejoraron en el corto plazo sus ingresos en pesos un 22%, al pasar el tipo de cambio de...

hotelesss

(CABA) La fuerte devaluación registrada durante enero pasado sirvió para mejorar la alicaída rentabilidad de los hoteles que operan en la Argentina, sobre todo los de categoría internacional, de tres a cinco estrellas.

Sucede que las tarifas de estos hoteles se cotizan tradicionalmente en dólares. Por eso, ante la devaluación de enero, mejoraron en el corto plazo sus ingresos en pesos un 22%, al pasar el tipo de cambio de $ 6,5 a fines de diciembre a casi $ 8 días atrás. Así, una tarifa de u$s 100 la noche pasó de cobrarse $ 650 a $ 800 en poco tiempo.

El tema no es menor para el sector hotelero, ya que desde fines de 2011 vive momentos complejos, ante la caída de los arribos de extranjeros, que hasta ese año se habían incrementando batiendo récords.
Ese menor caudal de viajeros internacionales, que generó una ocupación hotelera decreciente, sumado a la inflación y la imposibilidad de trasladar esos mayores costos a las tarifas, llevaron a este negocio a perder rentabilidad .
Por eso, ese 22% ganado por el dólar frente al peso en enero, que se sumó a la mejora en favor de la divisa norteamericana de 32,7% durante todo 2013, llevó un poco de aire a los hoteleros, que en el corto plazo pudieron recuperar parte de la rentabilidad perdida.
En el corto plazo, implica un incremento significativo de tarifas en pesos, porque nuestras ventas se realizan en un 90% en dólares.

Pero ahora estamos analizando cuál sería el impacto a mediano y largo plazo, comentaron desde una importante cadena internacional, con varios hoteles en el país. ?Hay que ver cuál será el aumento de costos, porque tenemos también acuerdos corporativos, que generan volumen y debemos renegociar. En el segmento de turismo de placer es positivo, porque se mantienen las tarifas en dólares?, explicaron.
Arturo García Rosa, presidente de la consultora hotelera HVS para Sudamérica, coincidió en que la devaluación impactó positivamente en lo inmediato en los hoteles.

“Los hoteles vienen de una situación difícil, perdieron rentabilidad en los últimos años. Hoy están contentos porque enero fue bueno por el arribo de cruceros, que trajo más huéspedes, y porque al llevar el dólar de poco más de $ 6 a $ 8 la ecuación mejora inmediatamente. Pero la preocupación es qué sucederá después, advirtió. Hoy por hoy, mejoró la rentabilidad; pero hay amenazas de subas de precios y salarios y, si eso sucede, todo puede volver a estar igual que antes” destacó García Rosa.
Desde una cadena internacional comentaron que la perspectiva es buena en líneas generales. El inicio de 2013 fue duro, por la caída del turismo receptivo y una baja de tarifas de hoteles de alta categoría.

En base a promociones y acciones agresivas logramos revertir la baja ocupación en el segundo semestre, y cerramos con un promedio de 75%. Ahora la expectativas es lograr mantener volumen y recuperar precios con la devaluación, destacaron.
Sin embargo, todos temen el impacto no sólo de un posible fuerte aumento de los costos, sino también de una probable merma del negocio corporativo. Hay que ver qué sucede con las empresas, porque ante el alza de costos muchas reducen presupuesto, haciendo menos viajes, eventos, etc, dijeron desde la misma cadena.
Fuente: El Cronista

Comentarios

Ingresa tu comentario