Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

Detienen a un portero acusado de ser cómplice de los robos en su edificio

También se investiga si no es responsable de la venta de las antigüedades robadas. (CABA) El portero de un edificio del barrio porteño de Recoleta fue detenido tras ser acusado de formar parte de una banda de ladrones, para los que hacía inteligencia y facilitaba el ingreso para robar, informaron fuentes policiales. La detención se concretó ayer, luego de dos semanas de escuchas telefónicas que para la Justicia prueban su...

También se investiga si no es responsable de la venta de las antigüedades robadas.

n_f145794

(CABA) El portero de un edificio del barrio porteño de Recoleta fue detenido tras ser acusado de formar parte de una banda de ladrones, para los que hacía inteligencia y facilitaba el ingreso para robar, informaron fuentes policiales.

La detención se concretó ayer, luego de dos semanas de escuchas telefónicas que para la Justicia prueban su participación en los robos, según consignó la agencia Télam.

Según dijeron los voceros consultados, el portero detenido, identificado por la policía como Roger Alfredo Cortez, de 52 años, había entregado las llaves del edificio de avenida Córdoba al 2500 a dos delincuentes que el 22 de julio pasado ingresaron en el inmueble, abordaron a una familia y, mediante golpes y amenazas, se apropiaron de dinero y de valores.

En esa ocasión, una de las víctimas alcanzó a comunicarse con el servicio de alerta 911, de forma que se presentaron en el lugar efectivos de la comisaría 19a. y detuvieron a dos ladrones.

Según lo relatado por vecinos del edificio, desde un primer momento se sospechó que el encargado había facilitado la entrada de los delincuentes, por lo que días después se realizó un allanamiento en el departamento de la portería.

Si bien la información recolectada no fue considerada suficiente para detener a Cortez, las autoridades decidieron intervenir sus líneas telefónicas para intentar obtener más pruebas. Tras dos semanas de vigilancia, el juez de instrucción encargado de la causa, Marcelo Zavalla, ordenó su detención.

Para los pesquisas, tanto Cortez como los dos delincuentes detenidos previamente integran una banda que podría estar vinculada con otros dos robos en el mismo edificio y otros hechos similares en el barrio. Todos quedaron acusados del delito de “robo a mano armada, privación ilegítima de libertad y lesiones“.

La puerta blindada y las cinco cerraduras no impidieron que les desvalijaran el departamento mientras estaban de viaje. Juan Francisco y Clara González Freyre sospechaban del encargado. Aunque hubo otros departamentos robados, el resto de los propietarios no les creían.

Cuando los González Freyre volvieron de un viaje de casi tres meses, en febrero de 2009, se encontraron con una escena desoladora. Los ladrones trabajaron con toda la impunidad que les dio la prolongada ausencia de los dueños. Los delincuentes taladraron la puerta blindada y rompieron los cinco cerrojos antirrobo que resguardaban sus bienes, entre los que había joyas y piezas de decoración antiguas.

Yo estaba segura que había sido el portero. Se llevaron objetos muy grandes como arañas de iluminación“, dijo Clara, una de las vecinas afectadas por los robos en el edificio de Córdoba casi esquina Larrea. Al primero que debió convencer fue a su marido, Juan Francisco, un abogado, que está acostumbrado a trabajar con pruebas y no con corazonadas.

Al principio no le creía. Hasta que empezamos a recorrer locales de antigüedades en San Telmo. Queríamos comprar objetos de decoración similares a los que nos robaron, muchos de los cuales estaban en nuestras familias desde hace décadas. Nos sorprendimos cuando vimos que varias de nuestras cosas estaban a la venta“, explicó Juan Francisco.

Ante la obvia pregunta por el origen de aquellos objetos que eran suyos, algunos comerciantes le respondieron: “Se lo compramos al encargado de la avenida Córdoba“. Esas declaraciones impulsaron al matrimonio a radicar una denuncia por robo agravado contra Cortez. Durante el mes del Mundial de Brasil, volvieron a robar en el edificio. Esta vez fueron otros los departamentos asaltados y durante uno de los robos la policía detuvo a dos de los ladrones. Luego de algunas escuchas telefónicas, los investigadores establecieron que los delincuentes se habían comunicado con Cortez. También se les secuestró a los asaltantes un juego de llaves que les habría facilitado el portero.

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario