Buenos Aires, 24/09/2017, edición Nº 1775

Destinan cerca de 2.000 millones de pesos para equipar a la Policía Bonaerense

Este año se invertirán 1.879 millones de pesos para mejorar la estructura de seguridad de Buenos Aires

(PBA) Patrulleros blindados, chalecos antibalas, comunicaciones encriptadas y el armado de una red digital de comisarías forman parte del plan de equipamiento inmediato de la policía bonaerense que aprobó la gobernadora María Eugenia Vidal. Este año se invertirán 1.879 millones de pesos para mejorar la estructura de seguridad en la mayor provincia argentina.

Serán 1000 vehículos nuevos con refuerzos en sus carrocerías para proteger a los policías. El año pasado tres agentes fueron heridos durante una persecución cuando el sospechoso disparó sobre los móviles con un fusil M4, arma usada por el ejército norteamericano, en las calles de San Martín. Los patrulleros blindados permitirían evitar las sorpresas de las armas más poderosas que empezaron a aparecer en manos de los delincuentes.

También serán adquiridas 1000 motos para reforzar las unidades de seguridad vial, en zonas como la autopista Buenos Aires-La Plata, en las que la instalación de cámaras de vigilancia demanda un mejor tiempo de reacción policial frente a un delito en curso. La compra de patrulleros y motocicletas representa una parte importante de la inversión de seguridad, con un presupuesto estimado en 924 millones de pesos.

Los chalecos antibalas, por su parte, significan una iniciativa que la gobernadora tiene particularmente presente. “Si vamos a exigirles más a los policías, debemos también cuidarlos como corresponde y cada uno tendrá su chaleco. El policía honesto, que hace bien su trabajo, debe saber que estará protegido”, es la opinión de Vidal. Se anunciará la compra de 45.000 chalecos, que se sumarán a otros 25.000 que habían sido encargados en la gestión anterior y cuya adquisición fue confirmada por la actual administración.

Uno de esos ejes será la conexión digital de las 500 comisarías en territorio bonaerense. Ese cambio, cuya implementación demandará dos años, permitirá observar las denuncias radicadas en cada seccional, tanto en centrales policiales como en el Ministerio de Seguridad y las fiscalías. Se considera que el denunciante podrá retirarse de la dependencia policial con la impresión de su exposición y los datos del juzgado y la fiscalía que intervinieron online.

La modernización de la policía bonaerense permitirá, además, que esa fuerza de seguridad tenga acceso al Sistema Federal de Identificación Biométrica para la Seguridad (Sibios), una base de datos que ya tiene 16 millones de personas registradas a partir de la información recolectada para los DNI.

Por otra parte, en forma conjunta con la ciudad de Buenos Aires, se reforzará la presencia de lectores de patentes con la idea de colocarlos en 220 pasos de la avenida General Paz y de esa manera tener una alerta sobre el cruce de vehículos con pedido de captura. La tecnología será utilizada también en los nuevos patrulleros, que contarán con cámaras para registrar tanto lo que ocurre en los alrededores como lo que suceda dentro del vehículo, en un sistema similar al adoptado por la Policía Metropolitana.

Los chalecos también estarán dotados de un chip con información básica del policía –como su grupo sanguíneo para el caso de una urgencia- y se procurará adquirir 12.500 radios para las comunicaciones encriptadas. Esas unidades serán compatibles también con el sistema de transmisión de datos de las fuerzas federales. Una situación necesaria frente al trabajo combinado en el conurbano, con policías federales que ya actúan en varios municipios y que en breve sumarán su presencia en Lanús y Mar del Plata.

Además de las mejoras en las comunicaciones y en la protección física del policía, el programa de equipamiento bonaerense tiene previsto estandarizar el arma reglamentaria. Entre las compras previstas por el gobierno bonaerense aparecen los escáneres para camiones y otros vehículos, con los que se pueda verificar la presencia de drogas en cargamentos que circulen por las rutas de la provincia. Y en las zonas más conflictivas se instrumentará un sistema de comisarías móviles, con puestos que se instalarán de acuerdo con el mapa del delito. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario